Francisco

El Camino de la Vida

In En mi Alma on 24 julio, 2008 at 8:25

Hoy me levanté sintiendo la llamada del Camino. Noté la irrefrenable sensación de que tenía que ponerme a caminar que ya no podía estar más tiempo parado. Tomé mi armadura y la vestí, cogí mi espada y me la ceñí. Quería otra vez, matar dragones y liberar princesas. Quería ser un caballero de luz y volver a cabalgar luchando contra las injusticias. Tenía que sentir de nuevo la alegría de la aventura. Tenía que Vivir el Camino, pintarlo con sonrisas y llenarme del aroma de la jara y el tomillo.

Cuando intenté salir por la puerta no podía dar ni un paso…jamás me había dado cuenta de la maleta tan enorme con la que estaba viajando. ¿Pero de dónde había salido? La última vez era pequeña y ahora es tremendamente grande y sobre todo pesada…no me deja Caminar.

Así que decidí abrirla y mirar dentro para vaciar todo lo que no fuese a necesitar en el Camino.

Lo primero que saqué fue la melancolía. Seguí tirando y salió la tristeza. Le acompañaban los desencantos, las desilusiones, los proyectos fracasados, el rencor y la incomprensión, ni siquiera sabía que estaban dentro ¿quién las había metido? Tiré y tiré y salieron los besos de hiel, las noches oscuras y la soledad. Esta última pesaba mucho y no quiso salir a la primera. Cuando ya creí que no quedaba nada me encontré al fondo con una sonrisa. Agarrada a esta venía la amistad, venía el cariño, la gratitud de las personas con las que me he cruzado y que me han ayudado y también los compañeros que he perdido. Allí al final de todo, estaba un amanecer rojo, estaban tus labios y tus ojos. Estaban las noches de magia y estrellas y estaba tu Amor. También estaban las circunstancias tristes pero que pasado el tiempo se habían transformado en experiencia. Estas cicatrices ya pesaban muy poco…

Tome una bolsa pequeñita y estas últimas cosas, las volví a meter dentro porque consideré que no quería caminar sin ellas. La nueva bolsa era extraordinariamente ligera.

Recordé que un día me dijiste que había que viajar ligero de equipaje, pero las bolsas en las que lo metemos no han de ser de tela. Han de estar hechas del material con el que forjan los sueños y las ilusiones. Han de estar hechas de FE, de Esperanza y con asas de AMOR eterno.

Con esta bolsita, con mi armadura y mi espada mellada, me puse de nuevo a caminar.

SI YO PUEDO TU TAMBIEN PUEDES.

Francisco Muñoz

  1. Gracias, amigo, por esta preciosa entrada….Tu puedes….Yo puedo, …todos podemos….Es dificil caminar por la vida ligero de equipaje pero solo yendo así se puede correr….Tener el corazón cargado de "cosas " que pesan, ata mucho….Saludos y que tengas buen día!!

    http://usuarios.lycos.es/corrientitafernandez/

  2. Oh! que bonito Fran y muy cierto tambien,
    así que ahora ya te tenemos en el camino
    dispuesto a luchar contra dragones y liberar princesas???
     
    Besos😉

  3. Que suerte grande tiene quien ha encontrado el camino. Besos y hasta finales de agosto.   ANA

  4. Madre mía ¡y cómo pesa la maleta que ha ido aumentando de volúmen con los años!
    Es verdad que cuesta mucho tirar de ella, y más teniendo en cuenta que a la vez que aumenta su peso, disminuye mi fuerza y mi energía y yo sin darme cuenta de que no podía seguir así…………….
    Hago limpieza de armarios, de cajones, doy un repaso a los libros, tiro los recibos y las facturas pasadas……………y la maleta cada vez más llena………tanto que lo que merece realmente la pena conservar se va quedando en el fondo y ya ni me acuerdo de que está allí.
    Gracias por esta entrada, me has hecho darme cuenta de que si hago limpieza de equipaje, seguramente me será mucho más fácil y cómodo el camino.
     
    Besos                  Soqui

  5. Es una entrada preciosa Francisco, y es verdad que es necesario vacias el equipaje e ir lo más ligero posible, pero no sólo de cosas materiales sino también de personas, porque los lazos afectivos son una de las trabas más grandes a la hora de iniciar el camino hacia el interior de uno mismo.Te cuento que yo cuando me encuentro sola es cuando más ganas tengo de hacer cosas,me siento bien conmigo misma, pero hay lazos de los que no quiero desprenderme, por eso esperaré diez años para mprender ese camino, y si me muero antes pues nada, ¡que le vamos a hacer¡Lo que si no me gustaría dejar atrás es la melancolía, no es por nada, pero es un estado que me gusta y me produce bienestar, tanto o más que la tristeza.me encanta todo lo relacionado con el antes, el pasado, mis costumbres, mis raices.Si pudiera me gustaría hasta haber vivido otras vidas,un abrazo y bonita entrada.

  6. Bueno…sobre todo eso ya iré poniendo otras entradas…
    Cerrar circulos, enterrar lo muerto…muy importante.
     
    Gracias a todas por vuestros comentarios

  7. Lograste liberarte de ataduras inútiles y vaciar lo innecesario.
    Es muy buena táctica para la vida. Nunca se sabe cuantas tempestades
    nos esperan, si aparecen debemos ir ligeros para batallar con fuerza.
    No resulta sencillo, pero hay que intentarlo cada día para seguir adelante.
     
    Muy buena entrada Francisco, y esa fotografía es espectacular.
    Un besote.
     
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: