Francisco

Archive for 29 agosto 2008|Monthly archive page

Llueves

In Mis poémas on 29 agosto, 2008 at 22:31

Llueves en mi interior
como lluvia dulce y rauda
que me limpia de angustias
y temor.

Me llueves en mi alma.
En mi pecho llueves.
Me llenas de tu dulce amor
y me conmueves.

Eres agua mansa que sosiega.
Eres agua brava que golpea.
Eres agua, eres lluvia y eres mia.

Te cuelas por mis rendijas.
Refrescas mi corazón y te desbordas.
Llegas a mis labios y me sacias,
con tu amor, dulce, como lluvia.
Como rocío en la mañana más fría.

De mis labios brotas.
De mi corazón sales,
cual lluvia suave.
Como río fuerte y sin cauce.
Como torrente bravo y sin guía.

Lluvia ardiente, agua limpia,
manantial claro y amigo.
Tu eres lluvia.
Eres mi lluvia,
eres agua…del alma mía.

Francisco Muñoz

Anuncios

Cántico de las Criaturas

In En mi Alma on 28 agosto, 2008 at 17:35

Altísimo y omnipotente buen Señor,
tuyas son las alabanzas,
la gloria y el honor y toda bendición.
A ti solo, Altísimo, te convienen
y ningún hombre es digno de nombrarte.

Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

Alabado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,
porque de ti, Altísimo, coronados serán.

Alabado seas, mi Señor,
por nuestra hermana muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.

Ay de aquellos que mueran
en pecado mortal.

Bienaventurados a los que encontrará
en tu santísima voluntad
porque la muerte segunda no les hará mal.

Alaben y bendigan a mi Señor
y denle gracias y sírvanle con gran humildad.

Francisco de Asis

Anda, Camina, AMA

In Mis poémas on 27 agosto, 2008 at 0:03

Si pudiera componer
algo tan hermoso
que solo con recitarlo derribara
los desiertos tenebrosos.

Si pudiera pintar el cielo
con los colores
que ve el alma enamorada.
Con la inocencia de un niño,
con esa sonrisa confiada
que abrir puede
la puerta más cerrada.

Lo dedicaría al que sufre.
Al que nunca vio el Sol,
para ese que siempre llueve
dentro de su corazón.
Lo escribiría para el doliente,
para el que habita
los páramos más yermos
en los que la Esperanza nunca,
puso simiente.

Para aquel que en tierra extraña
abandonado está y desarrapado
Para ese al que todos
han marginado y engañado

Lo dedicaría al alma no nacida.
A ese fruto del amor,
al que no dejaron ver el sol.

Y te lo dedicaría a ti corazón,
que preso estás
en una cárcel de desamor.
Para que abras las puertas,
para que escapes por las ventanas,
para que vuelvas a creer
que existe el mañana.

Lo tenemos que creer
que entre todos se puede lograr
que un cielo inmenso se llene
con gotitas de Mar.

Anda, Camina, AMA

Francisco Muñoz

El Náufrago VIII. La Decisión

In El Náufrago on 22 agosto, 2008 at 22:55

Pasaron varios meses en los que continué navegando sin encontrar ningún obstáculo. De vez en cuando alguna isla solitaria me servía para llenar mis cantimploras de agua dulce y como cambio a la monotonía de mi frágil barquito.

Sentí que mi alma se serenaba. Había amado con todas mis fuerzas y había perdido todo lo que tenía. Decidí no seguir viviendo y la vida me dio una nueva oportunidad. Entendí que añoranza y desconsuelo son hermanas y las dos siempre vienen de la mano, por lo tanto, me esforcé en borrar de mi memoria cualquier recuerdo que me llevara de nuevo a los labios de mi princesa. El pasado estaba muerto, el futuro lo construía día a día, solo el presente se presentaba como un puerto amigo en el que poder fondear. Tomé la resolución de que a pesar de todo, continuaría caminando, aunque despacio, así siempre haría camino. El Rumbo me lo marcarían los arcoiris que la Providencia me presentase, hacia ellos aproaría mi barco. Yo era un SER del presente, nada ni nadie podía juzgarme por mis errores pasados. Nada importaban mis éxitos o fracasos si de ellos no sacaba las consecuencias necesarias para crecer y mejorar día a día.

Por las noches, me quedaba mirando la infinidad del cielo que, tachonado de luceros multicolores, me servía de manta con la que arropaba mi desconsuelo. Entonces, en mis sueños, volvía a ella y lo cambiaba todo. Era capaz de hacer que me quisiera. Era capaz de derretir el mundo helado en el que decidió vivir sin mi. Era capaz de todo, pero aquello solo eran sueños, nada más.

El Mar, que me daba cobijo y que me acunaba en mi soledad, me enseñó que la esencia de las cosas es inmutable, aunque para llegar a ella, estemos sometidos a constantes cambios. Este mar, amigo y risueño, había sido el mismo que me había hecho naufragar mil veces, era el mismo que me refrescaba y protegía del sol, pero también era capaz de helarme hasta el tuétano. Este mar era el mismo, en los puertos y en las playas. Siempre era el mismo, estaba en todos los lados y sin embargo no pertenecía a ningún sitio.

Yo sería como mi Mar. Como el Rio que nace en la Montaña y al mismo Tiempo está muriéndo en la desembocadura. Sería así, me desprendería de todo lo que me atase a algún sitio. Al fin y al cabo no tenía nada, excepto mi existencia en la carne. Sólo esto podía perder. Las prisiones de hueso y sangre a las que me había condenado, desaparecerían si lograba renunciar a ellas.

Aquel Mar, aquel Cielo que me circundaba serían a partir de ese momento, los únicos testigos de mis victorias o fracasos.

Pero en el momento en que me descuidaba, ella aparecía y lo borraba todo de un plumazo. El Sol, las Estrellas, los niños, las puestas de sol, los arcoiris, todo aquel decorado gigantesco y magnífico lo podían quitar. El que lo puso todo allí, se lo podía llevar a cualquier otra parte, porque Ella ya no estaba, porque yo ya no era capaz de mirar el torbellino de nieve y el paso de cometas que se reflejaban en sus iris hermosos.

Esto es el Amor, capaz de elevarnos a la cima más gigantesca y dejarnos caer de un solo golpe al más profundo de los infiernos.

Pero cuando peor estaba, siempre aparecía mi amiga La Gaviota y me recordaba todas las veces que me había hundido. Todas las veces que creí que no vería otro amanecer y como de todos mis fracasos había salido fortalecido.

Ten paciencia. Me dijo. Las cicatrices de tu corazón no cerrarán en un instante, ni puedes pretender ignorarlas y continuar viviendo como si nada. Pero tampoco te detengas ni estés lamiendo tus heridas más tiempo del necesario. El dolor nos hace adictos a él, incluso con más fuerza que la alegría. No caigas en esas añagazas. Tú eres un caballero de Luz, solo tienes que volver a recomponer tu armadura y volver a batallar con los dragones que custodian a tus princesas.

Y diciendo esto me sonrió y guiñó un ojo

Pero Gaviota, yo la amé con todas mis fuerzas. ¿Por qué salió mal? ¿Si dándolo todo he fracasado, con que armas puedo enfrentarme al próximo combate? Siempre perderé. No hay ninguna esperanza para mi.- Le contesté cabizbajo.

La Esperanza siempre alienta. Me respondió. Espera renacer, como el amor, de la más mínima de las ascuas.
Fuiste derrotado, es cierto, pero no perdiste. No perderás jamás, a no ser que te rindas. No llegaste a entender cual era la chispa necesaria para derretir el corazón de tu princesa, o quizá simplemente, no tenías la mecha adecuada.
Eso pasó y ya no existe. ¿Vas a doblar la rodilla, o vas a volver a combatir? Tú no has sido creado para sufrir, aunque el sufrimiento es necesario, pero sólo en su justa medida. No es esa tu misión. ¿Continuarás o abandonarás? Necesito saberlo AHORA, no perderé más tiempo con un fracasado cobarde que no es capaz de enfrentarse a sus temores.
Puedes quedarte aquí para siempre, preso de tus fantasmas y disfrutando de tu dolor. Jamás volverás a verme, si es que decides eso. O puedes elegir VIVIR y continuar navegando. VIVIR implica el naufragar y sufrir, pero eso depende de TI
.

-¡Decide ahora mismo!. Me exigió

Y me miró muy seria.

Aquello me sorprendió, porque la amiga en la que yo creí reposar, me estaba dando un ultimátum terrible, y me dieron ganas de… ¿llorar?. No, aquello ya no iba conmigo. Yo no era un cobarde. Había actuado como un niño herido que requiere constantemente la atención de su Madre, pero todo aquello acabó en aquel mismo momento. Yo era un Caballero de Luz. Tenía una espada. Mataba dragones y liberaba princesas. Surcaba los Mares en busca de aventuras y dormía bajo los arcoiris. ¿Cómo podía haber olvidado aquello? ¿Cómo podía haber olvidado que nunca se ha de cerrar el libro hasta la última página?

VIVIR, quería VIVIR. Quería AMAR y ser AMADO. Quería disfrutar de la noche, de las estrellas, de los cometas. Quería disfrutar del Mar, del Sol, del Viento azotándome la cara. Quería descubrir si, aparte de inviernos y nieve, en los ojos de otras princesas habían puestas de sol y caballos de mar.

¡Que sabia es la Providencia, que no nos da pesos que nuestras espaldas no puedan llevar! Lo único que tenía que hacer era batir mis alas y salir de aquel infierno en el que quise caer. Nunca más lo haría. El Amor nada tiene que ver con la desesperación. Ahora lo había comprendido.

Tenía aún mi espada y el ascua de Amor Verdadero…¿a que podía temer?

Me puse en pie, con la resolución que da saber que en realidad, eres invencible.

-¿A dónde nos vamos?. Pregunté a la Gaviota.

Sube en tu barca y deja que el Viento te GUIE. Nos veremos luego. Contestó con un último graznido.

Y echó a volar hacia el horizonte, mientras yo subía de nuevo a mi barquito.

Francisco Muñoz

Escrito en "La Casa del Puente", Pietrelcina (hogar natal del Padre Pío, en Italia) el 21 de Agosto de 2008

Se que sufres, que en tu caminar has perdido muchas cosas que te resultaban imprescindibles. Que te faltan tus amados y que una soledad enorme te embarga. No hay explicación para estas terribles tragedias que a veces, nos acontecen. Simplemente hay que SEGUIR CAMINANDO y disfrutar de esas pequeñas cosas que siempre han estado ahí, pero a las cuales no hemos dado importancia. El Camino en si, no es el objetivo, pero forma parte de EL. Deja que el Camino te inunde, hazte piedra y musgo, siente los pies de todo aquel que te camine. Lo mínimo forma parte del TODO, siente que perteneces a una cofradía universal, llena de Amor. Los Amigos apareceran ahí para ayudarte, cuando menos lo esperes. Cuando peor estan las cosas…más cerca está el momento de que la Suerte cambie. El Día es más nublado, justo antes de que acabe la tormenta.
No pierdas la FE. Dale a cada día su Afán. Resuelve tus problemas según te vayan apareciendo y si alguno te parece demasiado grande, simplemente sortéalo….ya te darán los medios para solucionarlo en el momento adecuado. No te preocupes.
El Amor es inmensamente bonito, pero no vivas del recuerdo de los labios pasados. Toma lo que te den, acepta lo que te hayan dado, e intenta siempre quedarte con lo positivo. EL AMOR ES ETERNO, tú bien lo sabes. Siempre se ama como la primera vez. Lo único que tienes que hacer, es vaciarlo de todo aquello negativo que te haya dejado el hastío pasado. No culpabilices a otros por el mal que alguien te haya causado…ni siquiera culpes al que te lo hizo. Simplemente fue una marioneta del destino, para enseñarte lo que es una verdadera Puesta de Sol.

Camina siempre. Camina, aunque despacio, porque así también se hace camino. La senda más larga también se puede recorrer con pasitos cortos….simplemente has de tener paciencia.

¿Te gusta el Náufrago? Sigue su historia leyendo sus anteriores aventuras:

El Náufrago I. Renacer Tras el desastre

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!2223.entry

El Náufrago II. Cerrando Circulos

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!3782.entry

El Náufrago III. Una puerta a la Esperanza

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!6019.entry

El Naúfrago IV. Después de la Noche

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!6149.entry

El Náufrago V. El Encuentro

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!6202.entry

El Náufrago VI. El Enemigo

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!6202.entry

El Náufrago VII. La Insoportable Levedad del Ser

http://fmunozj.spaces.live.com/blog/cns!35CB216D372E97AD!6722.entry

Una noche sin ti

In Mis poémas on 20 agosto, 2008 at 22:25

Te diré que esta noche sin ti,
huérfana de astros y luna, está.
Porque tus ojos no alumbran,
ni tu risa ilumina
el firmamento
que, quieto y callado sin ti,
sin tu pelo eterno y dulce,
bosteza de hastío
en esta prisión aciaga y profunda,
abandonada de luceros y cantos.

Eterna y fría es esta condena,
de no sentirte,
de no acunarme
en el piélago inmenso de tu abrazo.
Pues tu alma esta quieta,
pues no apareces
para desvelar mi angustia
en este torbellino inmenso
en el que me condeno
a tu recuerdo dulce y bello.

Aparece ya,
prende el cielo,
de astros fugaces,
de irisados fuegos,
solo Tú puedes.

Solo Tú que entornas tus pestañas
y haces nacer mi mundo

Francisco Muñoz

CERRADO TEMPORALMENTE….POR FELICIDAD

In Sin categoría on 17 agosto, 2008 at 17:15

 

Amada Pobreza

In En mi Alma on 15 agosto, 2008 at 23:31

En los subterráneos de mi ciudad existe un mundo distinto y oculto. Este hábitat extraño y desconocido pasa normalmente desapercibido para el común de los mortales.

En estas marginadas estancias moran seres invisibles, desterrados de un mundo del que poco a poco se han visto descolgados. Nada tienen que ver con nosotros. Se visten distinto, huelen distinto incluso su mirada es distinta. Diríase que nacieron ya así, discriminados, olvidados, sucios y harapientos. Duermen entre cartones y en muchos casos se aferran a botellas de vino barato. Esta es la ambrosia que les alimenta y que les transporta a una realidad distinta, porque la pesadilla en la que normalmente nos los encontramos es demasiado fuerte para vivirla sobrios. Morfeo es mejor alternativa que esta realidad que les ha tocado vivir.

En Navidades se hacen todavía más invisibles. Sin acordarnos de ellos, nos dedicamos a celebrar con excesos de todo tipo que un niñito recién nacido ha venido desnudo al mundo sin oropeles. Un pesebre como cuna y como techo una caverna húmeda y fría. Sólo el calor de unos animales y el Amor de su madre le arropan. Nos emocionamos con este recuerdo y pensamos que somos mejor que los demás, pero en realidad estamos ciegos ante todo lo evidente y las tragedias que cada día se desarrollan en torno nuestro.

Hay muchos hermanitos que tienen que viajar en cayucos a playas idílicas que sólo existen en su imaginación. Que atraviesan las fronteras ocultos debajo de camiones. Que se despiertan cada mañana sin saber lo que van a comer o donde van a dormir. Estos miserables son el Cristo crucificado, desnudo y abandonado en miles de calvarios actuales. Les clavamos, escupimos y negamos porque no soportamos que nuestras conciencias nos recriminen que tengamos un corazón de piedra incapaz de sentir por otra cosa que no sea nuestro soberbio y desmedido ego.

No puedo ya vivir con la sensación
de que un día se me han de pedir cuentas
por todas las ocasiones perdidas,
por haber podido hacer el bien
y haber dejado pasar la oportunidad.
No puedo ya vivir con la sensación de saber
que cada día es un amanecer nuevo
en el que puedo hacer
que el mundo sea distinto y mejor.
Ser Solidario con los sufrientes,
con los abandonados, con los ancianos,
con los explotados, con los hambrientos.
Pues en cada uno de esos ojos que me interrogan,
en cada una de esas manos que me imploran
hay un hermano que clama.
Está el Cristo roto y traspasado
y cada vez que les fallo,
le fallo a El
y le obligo a coger de nuevo la cruz

Señor, dame la entereza necesaria
para aceptar que tengo que ayudarte a llevar la cruz.
Dame la inteligencia necesaria
para comprender que ayudarles a ellos
no es otra cosa que ayudarme a mi mismo.

Señor, inúndame con tu amor
para que ninguna injusticia me sea indiferente.
 
Hazme un
instrumento de tu amor
para que las Consciencias dormidas se trastoquen.
Para que yo también sea participe
de este Nuevo amanecer de misericordia

Pues es dando cuando más se recibe,
perdiendo como se encuentra
y amando hasta el extremo
como se instaura tu Reino en el Corazón del Hombre.

 

Francisco Muñoz

Cuando se ama de verdad

In De princesas y caballeros on 15 agosto, 2008 at 13:18

Cuando amas a alguien, eres capaz de negar lo evidente. Eres capaz de creer que las mentiras pueden convertirse en realidad.

Cuando amas lo entregas todo, sin poner una fecha o un reproche en el calendario. Crees que los días pueden tener 48 horas y que las noches pueden ser eternas. Crees que es posible columpiarte en un rabo de luna y que las estrellas están ahí solo para hacer más radiante su mirada.

Cuando amas de verdad, tus noches solitarias acaban de empezar. La angustia y el sufrimiento se apoderan de ti y disfrutas contando los minutos que pasan hasta que volvéis a miraros, porque cada minuto es un minuto menos. Alguien te estruja tu estomago y sientes que te falta el aliento cuando no está.

Cuando amas de verdad, haces todas esas pequeñas cosas que no eres capaz de explicar. No eres capaz de entender por qué los demás no pueden volar y por qué este día de lluvia y barro no le encanta a todo el mundo.

Cuando amas de verdad tienes una sonrisa perpetua calada en tu rostro y es imposible concentrarte en nada que no sea su recuerdo. A veces se vive sin esa otra persona, pero solo esperando volver a enfundarse en sus labios.

Cuando se ama de verdad, las posesiones materiales no tienen importancia. No posees ya nada, porque tu misma vida le pertenece al otro. No tienes Patria ni Hogar porque solo esperas dormir cada noche en sus zapatos, acurrucado entre sus pestañas, acunado por su aliento.

Cuando se ama de verdad…cada vez es La Primera Vez. Y lo vas a arriesgar todo, sin pensar en las consecuencias

No malgastes tu tiempo colgándote de los labios de alguien que no te haga flotar de esta manera. Persigue tu sueño, está ahí,esperando a que te cruces con él.

Ama siempre así, es la Única manera. Si no sientes todo esto, es que no merece la pena.

Date prisa, tus noches sin sueño, tus noches llenas de charquitos y estrellas están esperándote…

Francisco Muñoz

 

 

La Unión de los Iguales

In De princesas y caballeros on 15 agosto, 2008 at 0:26

No puede ser….

la unión de los contrarios solo se puede producir más allá de la carne. Pretender unir Agua y Fuego en la Tierra es una quimera irrealizable.

Se Ama y Respeta al Contrario…pero no se puede caminar con él. En mi vida me he empeñado muchas veces en este error. El Contrario atrae, porque intentas poner en ti, lo que observas que te falta y que encuentras en el otro. Es la atracción desgraciada y absurda de los polos opuestos lo que produce desencantos y tristezas absolutas.

Tu Amor ha de ser igual a ti en la medida de lo posible. Se ha de emocionar con la misma puesta de Sol, con la misma música. Debe observar la misma perspectiva que tú, aunque en sitios diferentes. Ha de hablar tu mismo lenguaje porque de otra forma la comunión no se puede producir. No puede haber secretos en su pecho para ti, porque los dos latís al unísono…por eso se llama Alma Gemela.

Hay un Alma igual a la tuya que te va a hacer entender que el camino no ha sido más que un compás de espera hasta que te das de bruces con ella. Que los colores no eran más que pinturas desteñidas que no han alcanzado su verdadero matiz hasta que no te has colgado de sus ojos. Es la armonía que pone en orden todas las notas inconexas de una canción que sonaba pero a un tempo incorrecto. Es la imagen que aparecía en tus sueños, que veías detrás de un arco iris, en la puesta del sol cuando no había nadie y te sentías profundamente solo y acompañado al mismo tiempo. Es tu principio porque no ha habido nada antes, no será tu final…porque no hay final, ni tampoco miedo. Si la conoces ya sabes que aunque se pierda, existe y tu caminar no era absurdo.

Tú has estado ahí todo el tiempo,
conociéndome sin haberme visto.
Eran tus labios los que he besado mil veces
sin darme cuenta.
Es el pardo de tus ojos
lo que me iluminaba en las tinieblas.
Tomas mi mano y caminas conmigo,
como iguales.
No hay orgullo ni soberbia

Los sueños pueden hacerse realidad,
los imposibles no existen,
el AMOR lo puede todo
sólo hay que tener paciencia.

Francisco Muñoz

En un Rinconcito

In En mi Alma on 13 agosto, 2008 at 23:49

Giró su cabeza hacia la ventana de la habitación.

Por aquel reducido espacio se colaba todo un mundo de sensaciones. Había cambios de sonido y de luz que ella interpretaba como el latido de la Vida que se empeñaba en demostrarle que a pesar de todo continuaba.

Nunca había pensado que algún día le resultase tan importante ver deslizarse una nube. Lenta, con parsimoniosa cadencia, atravesando los confines de aquel Universo exterior que se delimitaba entre el marco de su ventana. De vez en cuando incluso podía ver algún pájaro volando alto ¿De dónde vendrá? ¿Será capaz de verme? Pensó.

Me gustaría también tener alas y volar lejos. Zambullirme en ese océano azul que intuyo en la distancia, cuyo olor se cuela por todos los lados, impregnando esta habitación de un millón de olas y rebufos de viento, acunándome y hermanándose conmigo en la inmensidad profunda, pero…

No podía moverse…

Ella que siempre había sido tan activa, ahora se veía encadenada a una cama. Su enemigo se llamaba esclerosis múltiple y se había adueñado de su cuerpo. Postrándola en aquel reducto intimo que eran las cuatro patas de su lecho y las cuatro paredes de su habitación. Aparentemente nada le pertenecía…cada uno de sus miembros había decidido dejar de oír su voluntad, lo único que le quedaba era la entereza de saber que la Esperanza siempre alienta.

Incluso el amor también voló un día. No podía soportar verla en aquel estado.

Yo soy joven aún, le dijo, tengo que vivir mi vida. Si algún día te curas, quizá volvamos a estar juntos

Como si ella estuviese así por voluntad propia. Como si hubiese decidido, por ella misma, vivir perpetuamente encerrada en un cuerpo que cada vez le resultaba más extraño. Y sin embargo, no pudo culparle por aquella decisión que a ella le condenaba a la Soledad absoluta.

El Amor verdadero siempre es así. No pide nada a cambio. Se conforma con la posibilidad de renacer de algún rescoldo. Bebe en fuentes invisibles para aquel que no lo conoce. Se impone siempre, porque es eterno, porque en realidad es lo único que mueve el Mundo. El Amor Eterno es capaz de encarnarse en un millón de labios. Es capaz de palpitar en la risa de un bebé, es capaz de acunarse en la mano nudosa de algún anciano. Es el Principio y jamás tiene Fin. El que ha amado así alguna vez, lo comprende.

Y Ella lo sabía. Ella amaba de aquella manera. Sin Esperar nada a cambio. Sin pedir nada…solo entregando.

Esos años de encierro dentro de sí misma, le habían enseñado el Secreto. Podía cambiar muchas cosas, podía cambiar el Mundo desde dentro de aquel cuarto.

Siempre había alguien que movido por un sentimiento de Piedad, venía a hacerle compañía. Conocidos que hacía años que estaban desaparecidos, de repente se dejaban caer por su casa para regalarle un poquito de su tiempo, de su precioso y escaso tiempo…

Se llevaban mucho más de lo que entregaban. Venían a animar a alguien que derramaba Luz por su Mirada. Ella les regalaba Paz y Esperanza. Podía estar atada a aquella cama, pero de ningún modo estaba vencida. Tampoco se hallaba sola jamás. En un pequeño rinconcito de su Alma, guardaba todas las experiencias vividas y podía recrearlas cuando quisiera. Había un Universo Entero dentro de ella en el que los sentimientos nunca morían. Cuando los sentidos del cuerpo no funcionan, el Alma es libre para SENTIR de verdad, sin las imposiciones que marca la limitación de la Carne.

Fue capaz de encender hogueras en corazones helados. Dio esperanza al abatido. Fue capaz de demostrar que en la Vida, todo es Relativo, que a veces necesitamos grandes tragedias para poder percibir la Verdadera Realidad.

F. Muñoz