Francisco

El Otoño de la Vida

In En mi Alma on 13 agosto, 2008 at 13:21

Se sentó en la penumbra.

Rodeada por esta mezcla de oscuridad y contraluz se sentía protegida y a salvo. Esos eran sus dominios, en los que se recreaba y sentía confort. Como en el interior de un útero calido y amigable. A salvo de aquello que no fueran sus recuerdos.

Se le antojaba que todo había pasado muy deprisa y que la vida se le había escapado con la velocidad con la que pasa un cometa.

A su alrededor cientos de fotos marchitas, en marcos pretéritos y de colores desvaídos guardaban el secreto de lo que fue y ya no existe. Caras que ríen y miran con la pretensión de quedarse ahí para siempre. Agazapadas en el recuerdo de alguien que ya no vive sino de eso, de recuerdos.

Retrocedió en un segundo, decenas de años y observó a la persona que le devolvía la mirada. Esa jovencita altiva de la fotografía tenía algo en común con ella, aunque ahora no la reconociese al mirar sus nudosas manos. La mirada mantenía el brillo del alma que habita en el interior del ser que sabe que su destino es mudar y no quedar. 

Desde fuera se colaban los ruidos de un mundo que ya no le pertenecía. La vida se empeñaba en seguir rodando aunque  hubiese decidido bajarse en marcha.

En realidad, no lo había decidido ella.

La Vida nos obliga a veces, a seguir pasos forzados, como empeñándose en darnos esquinazo en cuanto nos descuidemos.

Eso es exactamente lo que había sentido. Le habían dado esquinazo y ahora no encontraba la forma de regresar a su mundo. Ese mundo que ya no existía nada más que en su mente. Ese mundo que se empeñaba en reconstruir a cada momento.

De los besos, los abrazos, los brindis, las fiestas, las alegrías y las penas, no quedaba nada ya…ni siquiera penas. Su vida era una constante atonía. De esas personas que la habían amado y que ella había querido, nada quedaba.

Nada, excepto sus recuerdos.

De repente, sin saber cómo, una lágrima rodó por su mejilla y le mojó los labios. En ese universo salino se concentraban todas sus pasiones no cumplidas, las promesas y los objetivos no alcanzados. Los besos que no dio y los perdones que no pidió. Todo estaba allí mezclado en esa convexa disolución acuosa que sabía profundamente amarga, y no solo por la sal que contenía., más bien se diría que contenía la amargura de una vida que había dejado de ser eso, VIDA.

Ella ya estaba muerta, aunque se empeñase en seguir viviendo dentro de un ataúd con puertas. Los colores, los sabores, la luz…todo carecía ya del más mínimo interés.

Continuó sentada, devolviéndole la mirada a ese fantasma del pasado que le observaba desde la vieja fotografía…pronto habría pasado otro día.

Estoy seguro de que habeís visto a vuestro alrededor muchas personas ancianas que viven solas. Seguro que tienen mucho que contar y que enseñarnos. La próxima vez, quizá puedas hacerles ver que no se han hecho invisibles, aunque a veces lo parezcan….

Todos, con un poco de suerte, estamos destinados a pasar por el mismo punto.

 

Francisco Muñoz

 

  1. Me ha encantado releerlo Francisco.
    La foto me ha traído algún recuerdo…
    Un besito.

  2. Francisco muchas gracias porque para mi suerte te encontre en el blog de una amiga, y te he visitado y me parece que es fantastico esas reflexiones sobre los ancianos y sobre la vida,eres un gran tipo y solidario,asi que me gustaria ser tu amiga, porque yo soy poeta y por lo tanto tambien soy solidaria y sensible hasta el extremo de sentir que hay gente que me necesita y si es asi le doy mi mano,cuidate y espero que seamos amigos,feliz semana.

  3.  
    Está bien que estas reflexiones vuelvan de forma cíclica…
    Gracias.

  4. EN PRIMER LUGAR ,FRAN,AGRADECERTE EL REGALO QUE ME HAS HECHO .
    EN SEGUNDO,DECIRTE QUE NO HAY QUE ENVEJECER PARA SENTIRSE ASI,HAY MUCHAS PERSONAS QUE VIVEN ESA SITUACION.
    EN TERCER LUGAR,UN BESAZO ENORME CON MUCHO CARIÑO PARA TI DE ERAI.
    CUIDATE.

  5. Si señoritas todo en la vida es cíclico y es también cierto es, que la edad se lleva en el corazón más que en las manos….
    Aún así debe ser terrible, sentir que todo lo que conocías ha desparecido ya…aun cuando te quede por conocer. Y terrible es, ver que eres invisible, porque ya no eres joven, porque no estas delgada, porque crean que no puedes aportar nada….Estos terribles Topicos, son los que matan de verdad a la gente y hacen que prefieran vivir en ataudes andantes.
     
    Ana, lo dicho…bienvenida a esta tu casa. El mundo necesita tu poesia, para seguir existiendo, para soñar que otra Realidad diferente es aún posible.
     
    Gracias a todas
    Francisco

  6. Has descrito muy bien las sensaciones que se van teniendo con el paso del tiempo, los vacíos que se van sintiendo, las asignaturas que quedaron pendientes y ya no hay más convocatorias…….la vida, los recuerdos…..
    Pero lo importante es poder seguir teniendo algún motivo para seguir viviendo y…desde luego no sentirse invisible, éso es lo peor
     
    Un beso                   Soqui

  7. Gracias por tu comentario en mi blog. Mi homenaje es humilde y puede que no consiga mucho, pero creo que debemos ser conscientes de la cantidad de gente que está sola. SaludosAna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: