Francisco

Archive for 24 febrero 2009|Monthly archive page

Ámame tal como eres

In En mi Alma on 24 febrero, 2009 at 8:54

Conozco tu miseria,
las luchas y tribulaciones de tu alma,
la debilidad y las dolencias de tu cuerpo;
conozco tu cobardía,
tus pecados y tus flaquezas.
A pesar de todo te digo:
Dame tu corazón, ámame tal como eres.

Si para darme tu corazón
esperas ser un ángel,
nunca llegarás a amarme.
Aún cuando caigas de nuevo,
muchas veces, en esas faltas
que jamás quisieras cometer
y seas un cobarde para practicar la virtud,
No te consiento que me dejes de amar.
Ámame tal como eres.

Ámame en todo momento
cualquiera que sea la situación
en que te encuentras,
de fervor o sequedad,
de fidelidad o de traición.
Ámame tal como eres.

Déjate amar. Quiero tu corazón.
En mis planes está moldearte,
pero mientras eso llega,
te amo tal como eres.

Y quiero que tú hagas lo mismo.
Deseo ver tu corazón que se levanta
desde lo profundo de tu miseria:
amo en ti incluso tu debilidad.
Me gusta el amor de los pobres
Quiero que desde la indigencia
se levante incesantemente este grito:
Te amo, Señor.

Lo que me importa es el canto de tu corazón.
¿Para qué necesito yo tu ciencia o tus talentos?
No te pido virtudes.
Y aun cuando yo te las diera, eres tan débil,
que siempre se mezclaría en ellas
un poco de amor propio.
Pero no te preocupes por eso…
Preocúpate solo de llenar con tu amor
el momento presente.

Hoy me tienes a la puerta de tu corazón,
como un mendigo,
a mí que soy el Señor de los señores.
Llamo a tu puerta y espero.
Apresúrate a abrirme.
No alegues tu miseria.
Si conocieras plenamente la dimensión
de tu indigencia, morirías de dolor.
Una sola cosa podría herirme el corazón:
ver que dudas y que te falta confianza.

Quiero que pienses en mí
todas las horas del día y de la noche
No quiero que realices ni siquiera
la acción más insignificante
por un motivo que no sea el amor.
Cuando te toque sufrir yo te daré fuerzas.
Tu me diste amor a mí.
yo te haré amar a ti más de lo
Que hayas podido soñar.
Pero recuerda solo esto:
Ámame tal como eres.

Oración de Carlos de Foucald

Anuncios

Si me falta el Amor

In Mis poémas on 17 febrero, 2009 at 21:11

Podrán mis manos colmarse de arena
arrancar al lejano cielo cometas y nubes
bajar estrellas, llenar sus dedos de flores.
Columpiar universos y calmar la pena.

Podrán mis ojos extasiarse en la risa.
Sonreír y regalar al mundo pedazos de piel.
Ver luz y sombra, amargura y miel.
Maravillarse del frescor de la suave brisa.

Más si me falta el Amor, no me sirve de nada.
Vano acto de soberbia, lujuria y ceguera
tambor roto que retumba su canción gastada

Pues sería inútil, cual cometa que al viento espera.
Que se mece sin llegar jamás a ningún puerto.
Que espera sin esperanza y que al final…desespera.

Francisco Muñoz

Sin ti

In Mis poémas on 6 febrero, 2009 at 16:10

Ay amor, si la noche fuese solo eso
refugio de luces y cometas errantes
bóveda eterna que cubriera tristezas
rio de plata que tu risa calmara.

Y el Mar profundo, hogar del sentimiento.
Quieto abismo perpetuo que la oscuridad
hiciera menos fiera. Tumba de palabra
perdida en el horizonte crepuscular
llena de marcos grises e imágenes,
de besos que jamás existieron.

Más tu ausencia destroza esperanzas.
Muerde mis entrañas, hace nidos vacíos.
Se embroca en el recuerdo de paraísos
caídos y olvidados. Bella y dulce,
terrible y distante. Cubriéndolo todo
con la escarcha de la agonía.

Son los astros, reflejos apagados.
Vanos artificios puestos para recordarme
que tus manos fueron puerto amable
y tus ojos anclas de mi alma.

No hay océano cálido ya
en el que perderme y navegar.
No hay playa tranquila en la que varar
Pues ningún labio disimula el vacío
que tu ausencia enorme presta.
Ni hay hoguera que caliente 
el hueco que tu alma al exhalar
dejó su piel entre mis dedos.

Más debe ser así sin lugar a duda
para recordar al durmiente
que la vida es sueño. Fútil atardecer
lleno de resplandores pasajeros.
Y los sueños son la vida, de los días
agotados, de esperanzas marchitas,
de todo lo que al despertar
el alma sola al recordar, resucita.

Francisco Muñoz (Paris 2009)