Francisco

Archive for 22 marzo 2009|Monthly archive page

Quiero decirte…

In Mis poémas on 22 marzo, 2009 at 19:45

Hoy que la lluvia y la distancia
destiñen tu imagen en mi recuerdo.
Ahora que el tiempo se me hace lento.
Hoy que nada tiene la importancia
que en el pasado distante tuvo.

Ahora que tú y yo somos ya nada,
más que extraños y sombras.
Danzantes imágenes que en la luz
de este atardecer, fugaces pasan
por la noche del olvido.
Quiero decirte que por ti fui viento,
que quedé en tus tristezas preso,
haciendo barrotes de tus pestañas.
Prisiones de amor, cárceles del alma.
Profundos estanques en los que mi anhelo
convertía tu mirada en alimento.

Fui por ti soledad ardiente,
buscando en  tus labios mi destino.
Fui silencio para escuchar,
en las noches tus latidos.
Esperando oírte, soñando tenerte.
Alta y lejana, escapando de mi siempre.
Me hice pena contigo.
Viví tus alegrías como mías.
Luche por ti y luché contigo.
Pocas también contra ti, sin quererlo
y esto es, lo que más lamento.
Sentí frio y desaliento.
Otras veces ardía y tus besos,
me daban aliento y consumían.

Hoy que te sorprende que sea capaz
de escribirte estos versos,
con la misma mano que jamás admiraste,
con este corazón que nunca añoraste.
Quiero decirte que no cambio ninguno
de esos momentos en soledad contigo.
Pues tu frio me calentaba 
y tu ausencia me acompañaba.
Todas tus espinas en mis manos,
con amor y esperanza
en rosas trocaron.

Te quise las más de las veces,
a veces tu también me querías.
Para mi fue suficiente, no esperaba ya más.
No pedí nunca, pues todo lo tenía.
Hoy que la lluvia y el viento te trajeron de nuevo
quise decirte todas estas cosas,
que jamás te dije… y que ahora te escribo.

Francisco Muñoz

Escrito en Valinhos, Portugal Marzo 2009


Estambul y la Luz Dorada

In Mis viajes on 19 marzo, 2009 at 11:16

El sol se hunde en el espejo verde azulado del Bósforo. Le cuesta despedirse, como al amante que nunca se cansa de admirar a su amada. Con sus últimos rayos dorados abraza a la ciudad y la envuelve de una atmósfera mágica, mientras promete regresar para seguir amandole al día siguiente. Probablemente guarda el anhelo y la esperanza de comprobar que Estambul es eterna, pues siempre renace de las cenizas de la historia.

A la derecha el Mármara ríela en la tranquilidad de este atardecer único, mandando mensajes en las olas que mueren al borde de las ancianas murallas y que parecen dormirse arrulladas por el ruido del mar. El Cuerno de oro al caer la tarde es un hervidero de vida y bullicio, poblado por cientos de embarcaciones que transportan a miles de personas a la ribera oriental de Estambul. La noche empieza a engalanar la ciudad y la dispone para la llegada de la señora luna.

Me encuentro en la orilla occidental del Bósforo. A escasos metros termina Europa y empieza Asia. Este es el punto de encuentro entre dos mundos que pugnan por conocerse. También por comprenderse, mientras esperan eliminar las fronteras ficticias que los hombres en su incomprensión levantan para poner bordes a lo intangible. El miedo es, en realidad, la única frontera real.

De pronto el atardecer plateado se convierte en una luminosidad roja y vuelvo a recordarte hace un millón de años. Con tu pelo incendiado de cometas, agarrados de la mano en la Torre de Pera. Tus ojos parecían un remolino vertiginoso al cual era imposible, si quiera, asomarse. Otra vez el destino quiere regalarme un atardecer rojo…

Hay cientos de pescadores colgados del puente de Gálata. Sus cañas danzan risueñas al relente de este atardecer magnífico. Los perfiles orgullosos de las mezquitas se recortan en este crepúsculo púrpura. De sus minaretes nace una llamada melancólica y a la vez armoniosa, es el ultimo rezo del día. El muecín se encarga de recordarles a los creyentes que antes de finalizar la jornada hay que dar gracias al Creador….siempre y a pesar de todo, tenemos que darte gracias Dios mío.

Me recojo en la Mezquita nueva al pie del Bazar Egipcio y me uno a ellos para dar gracias al Creador del Universo. No estamos tan distantes musulmanes y cristianos aunque pueda parecer lo contrario. Hace poco el Papa estuvo también rezando aquí en la Mezquita Azul, este hecho, según mi amigos turcos, le ha granjeado amistades entre la comunidad musulmana y ha acercado posiciones, También ha habido una aproximación a la Iglesia ortodoxa. Pudiera ser verdad que el sueño de ver a las dos Iglesias separadas desde hace un milenio estuviese próximo.

¡Ojalá Dios Mío que esto sea verdad! Que acabe la disensión entre los cristianos. Que todas las razas y religiones del mundo podamos vivir en paz y con respeto. Que acaben las guerras de religión. En el nombre del Padre no se puede alzar la espada. El Amor nada tiene que ver con el odio.

Si ahora es tan bellísima esta ciudad, que maravillosa tuvo que ser en tiempos del imperio bizantino cuando aún se llamaba Constantinopla. Las murallas eran una de las maravillas de la antigüedad. Las más enormes y solidas…pero como todas los muros, mentales o físicos que los hombres creamos, estaban destinadas a caer. Hoy son solamente un recuerdo pétreo erigido a la vanidad y soberbia humana, decrépitos y ruinosos. Nada queda ya de los valerosos caballeros que dieron su vida sobre estas almenas. Ellos y sus enemigos, son polvo que titila en el aire, su sangre alimenta las amapolas que ingenuas crecen entre las oquedades antiguas.

Aún a sabiendas de que es un homenaje a la vanidad, las he vuelto a recorrer. Conozco perfectamente cada hecho de armas ocurrido sobre estos muros durante el asedio turco de 1453. Se donde se produjeron los combates mas fieros, puedo distinguir las huellas del fuego griego lanzado desde estos farallones inmensos. Se también el sitio donde se vio por ultima vez con vida al emperador Constantino, cargando contra los otomanos cuando ya todo estaba perdido, acompañado en esta carga desesperada por un guerrero español llamado también Francisco, como yo. Dónde cayeron y qué fue de sus cuerpos nadie lo sabe. Con ellos desaparecía el Imperio Romano de Oriente y esta derrota marca históricamente el fin de la Edad Media.

Al pie de las murallas está la Iglesia Bizantina de Cora. Si queréis saber lo maravillosos que pueden ser unos mosaicos de hace mil quinientos años, no os podéis perder su visita. Es un Evangelio hermoso que narra en la piedra, la vida de Nuestra Señora la Virgen María y de Cristo. Habla también de Juicios e Infiernos…pero sobre todo, habla de amor. Después de la toma de la ciudad por los turcos, la iglesia, como todas las demás, fue convertida en mezquita. Los árabes cubrieron los mosaicos con yeso y precisamente esto, ha sido lo que los ha preservado hasta nuestros días…la Providencia, suele escribir con reglones torcidos.

He vuelto también la Iglesia de Hagia Sofía, la mas grande que existía en la cristiandad de aquellos tiempos. Fue convertida en Mezquita por Mehmet II el Conquistador de Constantinopla, aunque hoy en día es un museo. Constantinopla dejó de llamarse así desde ese momento y pasó a ser conocida como Estambul.

He recreado en mi imaginación la última Santa Misa oficiada aquí la noche de la caída de la ciudad. No se hizo distinción de ritos entre ortodoxos o católicos. Comulgaron del mismo pan y el emperador se despidió con besos y lagrimas de los caballeros aquí reunidos. Luego partieron a la defensa de la muralla…al día siguiente todos habían muerto, pero la leyenda nacía.

Esta ciudad cuna de civilizaciones, es para mi, la mas romántica del mundo. Si estás enamorado, has de viajar a este paraíso. Cenar con estos atardeceres rojos al borde del cuerno de Oro, con la Torre de Gálata al fondo y una cortina de estrellas fugaces incendiando el cielo, es una experiencia inolvidable y que recomiendo a todo el mundo.

 

Francisco Muñoz

Estambul 2009

Todo y Nada

In Mis poémas on 17 marzo, 2009 at 22:58

Mil veces y cien más escurriendose,
cayendo como gotas de rocío
que con el sol del mediodía vuelan
Ahora estan y en un momento, son olvido.

Abrazos y rosas, esperanzas y sueños.
Ojos cautivos que por un instante,
comparten dudas y desafian al destino.
Todo es nada. En nada quedan los grilletes
de la carne y tiempo hermanos.
La nada es todo, señora de la prisa vana.
Futil atardecer pintado de acuarela
y musgo seco que reverdecer quisiera
all llegar el blanco invierno.

No son tus labios ya nada, ni tus ojos.
Hermosas prisiones de anhelos ya olvidados.
Nada es todo. El todo al fin queda en nada.
Palabras escritas en la arena, que el agua
llevará adentro, mar profundo, desapareciendo.

Flotas en el aire, te enredas en mis suspiros.
Pienso que existo y el momento ya es ido.
No te tengo, ni te poseo
pues eres todo y en nada quedas.
Ay si pudiera crear prisiones
de amor repletas sin ausencias yermas,
habitarías ahí en lo más hondo,
haciendo de la nada todo el recuerdo.
Gastado paisaje al que ya no mereciera,
ni por un millón de besos asomarse.

Pero la nada quiere ser todo.
No espera más que un despiste
para acampar en el animo ausente.
Y levantar estandartes, hacer estruendo y ruido.
Voltear las conciencias dormidas para demostrar
que despues de Todo, nada ha de quedar

Francisco Muñoz

(Escrito en Estambul Marzo 2009)

El AMOR de Dios

In En mi Alma on 10 marzo, 2009 at 12:14

El gran dolor de Dios es el dolor de su amor desperdiciado. El amor de Dios es un amor inútil, es un amor desperdiciado ¿por qué? Porque cuando tú cierras la puerta, el amor de Dios se estrella contra un muro y se pierde. Y Dios siente infinitamente esa pérdida.

Nosotros normalmente solemos decir esta frase: Dios es amor. Es la frase más bella que hay en el Nuevo Testamento, que nos habla de la definición de lo que es Dios. Dios es amor.

Fijate que no dice, Dios es poder, no dice, Dios es grandeza, no dice, Dios es inteligente, no dice Dios es ciencia o conocimiento. Dice, Dios es amor. La única gran definición que hay en el Nuevo Testamento de quien es Dios dice que Dios es amor. Es más, nosotros estamos acostumbrados a decir esta frase: Dios ama. Pero nosotros decimos esa frase de esta manera, Dios ama, y la decimos de la misma manera que decimos yo amo.

Yo amo, pero yo hago otras cosas además de amar. Yo amo, yo canto, yo estudio, yo leo, yo estudio, yo trabajo, yo rezo, yo odio, yo miento, yo maltrato, yo engaño. Uno puede decir muchas cosas. Y de esa misma manera que uno dice yo amo decimos Dios ama y entonces como que Dios además de amar puede hacer otras cosas. Dios ama, Dios manda, Dios ordena, Dios organiza, Dios realiza, Dios piensa, Dios dice.

Nos equivocamos ¿sabes por qué? Porque Dios es amor y solo es amor, no es nada más que amor. Nosotros somos amor y somos otro montón de cosas, somos amor y odio y miedo y aburrimiento y capacidad de mentira. Nosotros somos una revoltura, Dios no es revoltura, Dios es amor y nada más que amor.

Por eso cuando decimos ¿Dios qué hace? Tenemos que decir, Dios ama y solo ama, no hace nada más que amar. Es más, cuando Dios canta ama, cuando piensa ama, cuando crea ama, cuando dice ama, cuando habla ama. Toda la acción del Señor, la única acción que realmente realiza Dios es la acción del amor. Dios es amor y nada más que amor. Dios solo puede dar amor. Dios nada más, ama.

Vete preparando ya para cambiar el chic porque hay cosas que solamente se pueden entender cambiando el chip. La mayoría de nosotros tenemos una deformación en nuestra manera de ver a Dios.

Nos enseñaron que Dios además de amor y además de padre y además de todo, era como un gran controlador del universo y ese gran controlador del universo tiene la posibilidad aquí de arreglar un problema y aquí de armar otro.

Por eso le hacemos los reclamos a Él ¿por qué me mandaste esta enfermedad? Yo no mandé una enfermedad. ¿Va un padre a mandarle una enfermedad a un hijo? Si vosotros que sois malos dais cosas buenas a vuestros hijos ¿por qué creeís que tu padre del cielo sí manda cosas malas?

¿De verdad crees que mandó el camión que atropelló al muchacho? El camión que atropelló al muchacho se lo mandó un tipo que en vez de dormir bien, se puso a beber hasta las tres de la mañana y a las cuatro montó en un Bus y se quedó dormido y te mató a tu muchacho.

Pero a los seres humanos nos fascina quitarnos la responsabilidad nosotros y mandar la responsabilidad para el cielo. Y resulta que Dios no estrella coches, no estrella aviones, no manda cáncer, no manda dolores de cabeza, no manda dolores de columna, no manda hijos bobos, ni manda hijos drogadictos.

Dios solo da amor y nada más que amor. Porque Dios es amor y solo amor. Y ese Dios que es amor y solo amor tiene un plan, y el plan ¿qué es? Amarte, porque Dios es amor y solo amor.

Y si el plan es amarte, todo el deseo de Dios es que te dejes amar porque a Dios solo lo encuentran los niños ¿sabes por qué? porque un niño se deja amar. El niño es confiado, se deja querer, se deja abrazar, se deja amar. Pero cuando uno va creciendo uno se va volviendo complicadito. Uno aprende a poner límites, a poner barreras.

Juan Jaime Escobar

Esta disertación magnífica de J. Escobar, me sirve de introducción para explicar lo que yo entiendo por la relación entre El Bien y el Mal

Normalmente tendemos, como humanos que somos, a culpabilizar a Dios por las cosas malas que nos ocurren. Este hecho incluso hace pensar a muchos que Dios no existe. ¿Dónde está Dios, cuando el Mal campa a sus anchas por el Mundo? ¿Por qué no acaba con el hambre, con el sufrimiento, con las guerras, con la barbarie que vemos día a día en torno nuestro? ¿Por qué si soy bueno, sin embargo me pasan cosas malas? ¿Es así como Dios me paga el que le sirva?

Sería más lógico pensar que El Mal si existe, mientras Dios es una invención para aplacar a nuestras conciencias. Si Dios no existe, todo está permitido….

Me cuesta mucho pensar en el Padre como un Ser Tirano que está dispuesto a lanzar sobre nosotros toda su cólera, a castigarnos por ser malvados, por no cumplir con sus leyes. Tengo la sensación de que El Padre es en Realidad Una Madre, amante, cariñosa, abnegada, sufrida. Una Madre que ama profundamente a sus Hijos. Que nos ama tanto, que no puede influir en modo alguno en nuestra propia libertad para tomar decisiones. Y es este libre albedrío el que produce la incongruencia de la aparición del Mal, en un mundo creado por Amor.

Si meditamos un poco, nos daremos cuenta de que todo el Mal que acontece hoy en día, ha sido provocado por las acciones, directas o indirectas del Ser Humano.

¿Cómo se explica la presencia de Dios, ante el Genocidio? ¿Dónde está cuando millones son asesinados, torturados, vejados? ¿Es qué no hay Justicia Divina?

Yo os diré donde está Dios en ese momento…está cayendo con nosotros, llorando junto al que llora, sufriendo junto al que sufre. Ahí está, presente en todos esos Gólgotas actuales, volviendo a ser crucificado cada día mil veces.

Ahí está el Padre, contigo cuando te sientes abandonado y abatido. Deseando estrecharte entre sus brazos, para aliviarte, para consolarte, para darte la Paz.

Esta es la gran ironía del Mundo. El Amor absoluto, nada puede hacer para interferir en nuestra propia voluntad. Es el Hombre Malo, el que produce el sufrimiento a sus semejantes.

¿Y qué pasa con los Hombres Malos? ¿Se condenarán en el Infierno para siempre?

No lo creo, Dios es AMOR, tiene un proyecto de salvación Universal para todos y cada uno de nosotros. Si uno solo se pierde, el Plan Divino fracasa…y para mi Dios es infalible.

¿Entonces nos salvamos todos? ¿De qué sirve ser Bueno si siendo Malo también me salvaré? ¿Hitler se salvará, después de haber matado a millones?

Yo creo que si…tendrá que pasar una enorme y oscura eternidad, en la que se enfriará por completo y empezará a echar de menos la luz y el calor. En esta Eternidad tendrá que recapacitar sobre todos sus errores, también tendrá que pedir perdón y ser perdonado por todas y cada una de las personas que asesinó. En ese momento volverá a Sentir el Calor y la Luz.

Este es mi Dios, Padre y Madre, un Ser misericordioso y dulce hasta el extremo

No hay más Purgatorio que sentir la ausencia del Amor, la Soledad y la Oscuridad. No hay más infierno que el vivir de espaldas a Dios.

Jesús habló muchas veces de traer el Reino de los Cielos a la Tierra…esto no es otra cosa que hacer nuestra la Voluntad del Padre. Obrar con Amor, sin pensar en premios o castigos sino porque el Amor habita en Nosotros.

Amar al Projimo como a ti Mismo…este es el gran Secreto de la Vida y sólo así se logra traer a la tierra el Reino de los Cielos.

Francisco Muñoz

Inspiración

In Mis poémas on 7 marzo, 2009 at 23:48

A veces me pregunto
Inspiración  ¿de dónde sales?
Sales quizá de este corazón
roto y viejo, achacoso y zurcido.
De mil batallas dolido, por mil
trampas acuciado.

Sales quizá de estas manos
artificio de amores,
cautivas de nada.
Llenas de polvo, ahítas de pena,
por la edad y cansancio torcidas

O quizá sales de mi alma
para recordarme lo que fui,
para preguntar lo que pude haber sido.
Para entregar lo que tengo,
para dar lo que es ido.

Inspiración amiga, ¿de dónde vienes?
pues te tengo y no eres mía
te siento cerca y a la vez,
estas lejana y altiva.
Habitas mis sueños,
me llenas de música,
me llenas de amor y recuerdos
y las más de las veces,
melancolía.

Francisco Muñoz

Mensaje en una estrella

In Mis poémas on 4 marzo, 2009 at 0:52

Pensé en ti en ese momento,
en el que los cometas errantes
cruzaban el mar de mi melancolía.
Pensé en los mil momentos pasados,
añorando enfundarme en tus labios,
esperando reflejarme en tus ojos.
Deseaba compartir aquel instante
Agarrarte de la mano,
sentir que no era más yo,
sino que era más contigo.
Y el viento hermano se alió con mi deseo.
La luna bella recogió del mar oscuro
de la profundidad azul eterna,
aquellos trozos de mi sueño.

“Que piense en mi, hermana luna.
Llévale este beso, que dejo en el aire
y mece en la oscuridad su tibio pelo.
No le digas que la sufro, que su ausencia me mata,
no le digas nada de esto.
Dile solo que esta noche estabas alta y orgullosa,
que tu luz me recordó a su risa.
Y los luceros hermanos dijeron que me pensaba.
Llévale este mensaje viento, hasta los pies de su alma
y devuélvemelo presto con el aroma de la mañana.
No me digas que fue un sueño, cielo.
No me digas nada de eso.
Dile solo que la quiero. Que en la esquina de esta noche,
en la luz de la alborada,
en el borde de sus manos, allí donde todo empieza,
aún con mi corazón abierto, la espero”.

Francisco Muñoz

Cada vez que nos decimos adios

In Sin categoría on 2 marzo, 2009 at 7:38

Cada vez que nos decimos adiós
algo muere en lo más profundo de mi.
Cada vez que te miro y pienso que es la última
se abre un pozo de negrura intensa
y látigos de angustia atenazan mi cuerpo.
Desaparecen las luces
se esconden los astros en el firmamento.
Acaba la música, y la luna eterna queda huérfana
Pues tu y yo nos hemos dicho adiós.

Y en algún lugar todo se rompe
porque ya no queremos
perdernos en nuestros miedos
enfrentarnos al abismo juntos
bailar sobre los pies del otro.

Cada vez que nos decimos adiós
hay un grito en mi garganta
que se queda prisionero y me ahoga.
Hay mil ilusiones, cien puestas de sol
y un millón de sueños
que acaban en ese momento.

Cuando me miro en tus ojos y me siento extraño
pierdo el horizonte y siento enemiga
mi propia casa, tu propia mano.
Cada vez que me dices adiós, mi amor
pierdo la fe y la esperanza.

Todo esto pasa…
cada vez que nos decimos adios.

Francisco Muñoz