Francisco

El Camino del Cruzado Espiritual. La Dama Azul. Monasterio Concepcionista de Agreda (Soria)

In Misterios de la Iglesia on 24 mayo, 2009 at 22:15

Nuevo México. Año del Señor de 1629.

Hacía calor, mucho calor. Los tres monjes franciscanos estaban exhaustos tras atravesar aquellas planicies inmensas y peladas, infestadas de alacranes y víboras. No se explicaban todavía como habían podido sobrevivir. Quizá había sido la Providencia la que con su manto protector les había confortado y amparado.

Pero, sin embargo, esto no había servido para que muchos hermanos suyos, también llegados desde España como ellos, hubieran dejado sus huesos por el camino. El afán de predicar la Palabra del Cristo a los pueblos recién descubiertos les impelía a adentrarse ellos solos en aquellos peligrosos parajes. No llevaban más armas que sus crucifijos y las Sagradas Escrituras. No eran soldados. No venían a imponerse por la fuerza. El Amor era su único escudo.

Al fin y al cabo si sufrían el martirio, el Paraíso les estaría esperando.

Ahí afuera les rodeaban las tribus indígenas y la mayoría de ellas no eran precisamente "amistosas". Muchos habían pagado con su vida, la intromisión en los territorios indios. Los enfrentamientos con los conquistadores españoles, no habían hecho sino empeorar esta situación.

Los tres monjes sabían lo que les esperaba si se cruzaban con alguna tribu hostil. Quizá no les dieran tiempo ni siquiera a explicarse y les sacrificarían entre atroces tormentos.

Por eso se inquietaron al ver a una multitud enorme que se dirigía hacia ellos en la distancia.

Fray Esteban, se aproximan varios miles de indios! Les anuncio Hernán, su traductor indígena. ¡Busquemos refugio antes de que sea tarde!

– ¿Hemos venido acaso para escondernos? ¿No es precisamente esta nuestra obligación? Contestó Fray Esteban. Hazles señas para que vengan hacia nosotros.

La indicación era completamente innecesaria. Aquel inmenso grupo humano se dirigía, sin vacilar, directamente hacia ellos. Sabían perfectamente dónde estaban y además en aquel yermo desolado poco sitio había para esconderse.

Los otros dos frailes, se pusieron prudencialmente tras el Padre Esteban de Perea.

La multitud se fue acercando…

-¡Pero, por la Santísima Trinidad! ¿Qué es aquello que portan esos indígenas? Exclamo Fray Santiago, que era natural de Fresno Alhándiga en Salamanca.

– ¡Es una Cruz! ¡Por todos los santos!

Los tres frailes y Hernán corrieron hacia ellos, dejando sus temores atrás.

Aquellos indios llevaban una gran cruz de madera y al aproximarse a los franciscanos, se arrodillaron y empezaron a besarles las manos y los hábitos.

Muchas de aquellas personas, cantaban y lloraban al mismo tiempo. Estaban recitando ¡El Páter Noster!…. ¿pero qué significaba todo aquello?

– La Dama Azul nos mando a buscarles. Dijo el indio de más edad. Nos indicó dónde encontrarles. Queremos que nos bauticen.

Fray Esteban no podía creerlo. ¿A qué extraño sortilegio obedecía todo aquello?

Después de hacerles numerosas preguntas comprobaron que esos indios estaban catequizados y que comprendían perfectamente lo fundamental de la doctrina cristiana. Hablaban del Padre, de La Virgen, de la Santísima Trinidad… ¿quién les había formado sobre todo aquello, y quien era esa misteriosa Dama Azul?

Debe ser una monja, tal y como la describen. Apuntó Fray Luis, quien con apenas veinte años, era el miembro más joven del grupo y había nacido en Jumilla, Murcia.

Pregúnteles dónde podemos encontrar a esa Dama. Le pidió Fray Esteban a Hernán.

Nosotros no sabemos dónde encontrarla. Respondieron. La Dama baja del Cielo a través de una Luz muy grande y luego camina hacia donde estamos. Nos habla en nuestro propio idioma y conoce todo lo que hacemos.

Baja del Cielo! Exclamó Santiago. ¡Es Nuestra Señora, la Santísima Virgen, no cabe duda!

No, no es La Virgen. Respondió el indio anciano. Ella nos ha hablado de La Madre que tenemos en el Cielo y que también es su Madre. Nos dijo que les entregáramos esto, que ustedes comprenderían.

Y le dio a Fray Esteban algo envuelto en un paño.

Los tres franciscanos se quedaron atónitos mirando lo que aparecía allí….un rosario de cuentas de cristal negras con inscripciones castellanas.

Agreda, Soria. Año del Señor de 2008. Convento Concepcionista de Clausura

 ¡Paz y Bien hermana! Saludé a través del torno que comunicaba la recepción del convento con el interior de la clausura. Me llamo Francisco. He venido a ver a la Venerable.

¡ Huy que franciscano me ha sonado ese saludo! ¿No será Ud. por casualidad religioso? Me respondió una amistosa voz desde el interior.

No hermana, nada de eso, pero tengo conocidos franciscanos en Tierra Santa.

Y entablamos una agradable conversación sobre los Santos Lugares. Le pregunté por Sor María Jesús de Agreda "La Venerable" y me recomendó que adquiriera los libros que ella había escrito y que tenían allí a la venta. Me decidí por "Mística Ciudad de Dios"…entre otras cosas porque es un libro que estuvo prohibido por la Inquisición. La Inquisición persiguió durante mucho tiempo a éste enigmático personaje. Ya veremos después por qué.

Y ahora si quiere verla, aquí tiene la llave de la Iglesia. Las luces están a la izquierda de la puerta que tiene usted detrás. Vaya con Dios.

– Quede usted con El, Madre.

La Iglesia está en penumbras y sigue casi así después de que enciendo la luz. No hay nadie dentro. El Santísimo está expuesto sobre el Altar y a la izquierda de él hay un féretro de cristal. Me arrodillo ante la Sagrada Forma y rezo. Pido permiso, también, para estar allí y para poder tomar fotos…esto es una costumbre que adquirí de mi Padre. "Cuando te acerques al Misterio, pide, en tu interior permiso y acércate siempre con el mayor respeto posible. La Puertas no están abiertas para todos. Sólo el sencillo y humilde, después de dejar su vanidad y orgullo atrás, puede conocer lo Oculto"

En aquel féretro de Cristal, cual Blanca nieves moderna, yace la Venerable María Jesús de Agreda. Cubierta por el Manto Azul que llevó en vida, y sus restos se muestran incorruptos como suele suceder en todos estos casos.

Tengo ante mí, un Enorme Misterio. Esta pequeña mujer, vivió una vida absolutamente extraordinaria. Era monja de clausura, en este mismo convento. Empezó a hacerse famosa porque sufría éxtasis en los cuales levitaba ante el asombro de sus compañeras y de cualquiera que pudo contemplarlo…y fueron muchos. Este convento, fue la vivienda familiar hasta que su padre y su madre, decidieron tomar los hábitos., y con ellos todos sus hijos. Los varones, con el Padre, se fueron a otro edificio y las mujeres, con su madre, quedaron en este. Esto puede parecernos hoy rarísimo, pero en el Siglo XVII era de lo más normal. Los padres de María Fernández Coronel y Arana (que era su verdadero nombre), eran una pareja de ascetas místicos. Incluso se cuenta que dos ángeles ayudaron a las reparaciones de este convento.

La Inquisición llegó en 1630 hasta aquí, para investigar las bilocaciones y los hechos extraordinarios que aquí se producían. Ante su asombro, Sor María Jesús, admitió que era ella quien había "convertido" a los indios de Nuevo México. Según relató a los inquisidores y ha quedado documentado en los interrogatorios, viajó más de 500 veces a América…sin moverse del Convento. Ella era consciente de estos viajes, al igual que lo era el Padre Pío de sus bilocaciones. No viajaba en Espíritu, podía tocar y ser tocada. Podía entregar objetos (como el rosario de mi relato), e incluso en algunas ocasiones, los indios le atacaron con flechas sin poder dañarla.

La Inquisición no tenía claro, si estos fenómenos los producía Dios o el Demonio…..Pero, ¿como el Demonio va a mandar a una monja a hablar de Dios a quién no lo conoce? ¿Acaso el mal, hace el trabajo del Bien de forma voluntaria?.

Al final levantaron acta de todo esto y llegaron a la conclusión de que parecía que si, que era obra Divina.

A pesar de todo, Sor María Jesús escribió luego un libro "Mística Ciudad de Dios" que según ella se lo había dictado La Virgen, en el expresaba algunos conceptos que resultaban "extraños" para aquella época, y la Inquisición, que siempre la estuvo vigilando lo prohibió durante años. Esta prohibición se levantó en 1673 y ahora tiene el Imprimátur Católico.

Tanta fama llegó a tener en vida, que el mismísimo rey Felipe IV tuvo una intensa correspondencia epistolar con ella. 

Escrito en Atenas el 11 de Junio del 2008

Francisco Muñoz

Para saber más

http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Jes%C3%BAs_de_%C3%81greda

  1. Hola mi querido Francisco!Gracias por compartir esta maravillosa historia ..me encantó conocerla!!besotes, Oriana..Enamorada de la Vida!

  2. Francisco, me cautivó la lectura de este relato, tanto!,que dejé el blog abierto, hasta tanto cumpliera con los menesteres de la cena,y volver a él nuevamente para hacer una lectura más profunda. Siento la maravillosa obra de Dios y su gran amor por el hombre, sin acepción de etnias ni culturas.Una realidad en un tiempo y en un espacio determinado que conocemos hoy, para interpretar los signos salvíficos ,el poder de la oración y la entrega total al Dios de la Vida ¡Gracias por tus admirables aportes!Cariños :María Luisa

  3. Dios no se encasilla en límites humanos. Dios actúa a su estilo. Y se vale de medios ordinarios o extraordinarios. A nosotros, pobres humanos, todo lo que sea salir de nuestra pobre lógica limitada por nuestra humanidad, nos repele y extraña. Pero Dios es más grande que nosotros mismos. Preciosa historia. Extraordinaria calidad literaria. Un fuerte brazo.

  4. Leí esta historia hace muchos años en un articulo de Javier Sierra…al recordarmela con tu entrada he vuelto a reflexionar sobre la inmensa cosecha de hombres y mujeres extraordinarios que dió España en esos siglos…..muy interesante tu entrada sobre la lanza de Longinos y el esoterismo de la segunda guerra mundialUn abrazo y gracias por instruirnos

  5. Tus historias son emocionantes y muy bien narradas. Deberías editarlas, si es que ya no lo has hecho.Dios sabe colarse por los resquicios de los corazones de los hombres para llegar allí donde quiere; menos mal que tiene esa gran paciencia con nosotros.Un abrazo y gracias por tus comentarios tan acertados. Me gustaría conocerte personalmente, amigo.Pablo

  6. Eres Luz, cultura, sabiduría . Lo mejor de todo es que compartes y regalas y de esa manera formamos y aprendemos.Gracias Francisco, por tus hermosos regalos para los ojos y la mente. Gracias Amigomonse

  7. Muchas gracias.Os invito a conocer Agreda, un pueblecito maravilloso en Soria y muy cerquita el Castillo de Gormaz, el más grande de toda Europa en tiempos en los que los cristianos eran un pequeño reducto contra los arabes en España. El Cid Campeador fue alcaide de esta fortaleza. Y la ermita mozarabe de San Baudelio.Un abrazoFrancisco

  8. Francisco, eres un hombre increible, con tu manera de narrar nos trasladas al lugar, nos haces reflexionar, emocionar, soñar,no se si has escrito libros deberìa hacerlo tienes un don enorme, no lo desperdicies.Tienes una admiradora desde la lejania.catalina

  9. Muy interesante, hace que uno entre dentro de la historia trasladándose con tus palabras a la misma.Hay muchos misterios que el ser humano no puede comprender, pero ahí están, son palpables y demostrables.No conozco Soria, pero tomaré nota de Agreda, de la ermita de San Baudelio y del Casrillo de Gormaz, por cierto me encantan los castillos. Es un buen aliciente para conocer las maravillas que encierra nuestro país, puesto que opino que la gran mayoría de los españoles no conocemos España y muchos prefieren conocer otras tierras antes que la suya.Un abrazo.Feliz día

  10. Tienes una manera muy especial de contar todo , realmente es como que todos viajamos un poco …. gracias amigo , me gusta mucho leerte y aprender un abrazo inmenso

  11. Abrazos Francisco !!He seguido con apasionamiento las líneas de tu escrito que le da vida a mi madre. El libro al cual haces referencia "Mistica Ciudad de Dios" lo he bajado de internet en 22 capítulos independientes bajo el formato pdf, los uniré en un solo archivo. Está en mi lista de libros a ser leídos.Dios te bendiga y la Santísima Virgen María te cubra con su manto de amor !!Betsi.P.D.: Tengo una amiga Concepcionista que llena mi corazón de dicha y gozo, es mútuo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: