Francisco

Archive for 24 diciembre 2009|Monthly archive page

Belén de Judea

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 24 diciembre, 2009 at 12:52

“Ven bajemos a la gruta”. Le dije a Raúl.

Siete escalones y ya estamos en lo más profundo

Belén de Judea, no eres tú la más pequeña entre las tribus de Israel porque de ti surgirá una luz que alumbrará al Mundo…estaba escrito. ¡Que extraordinario e incomprensible Misterio!

El verbo se hizo Carne en esta gruta. El Logos, fundador del Universo quiere sellar su pacto con los Hombres y sufrir la carne. El Poder Total y Absoluto se convierte en un niñito indefenso…y todo porque nos Ama.
Dios Mío, no lo entiendo. Sumido en mis limitaciones, cegado por los oropeles y sensaciones que la rutina cotidiana me proporciona, no soy capaz de imaginar como por Amor y Entrega absoluta se puede renunciar a todo.

Belén no conserva la forma con la que de pequeños hemos imaginado el portal en que nació el Niño Dios. Este edificio es una basílica bizantina, edificada sobre templos más antiguos. Desde el principio del cristianismo se señaló por la tradición este lugar como el nacimiento del Cristo.

No era una cueva como nuestra imaginación nos la ha esbozado. Estamos en el piso bajo de una posada judía. El almacén excavado en la gruta. Aquí junto a los animales de carga, en el sitio menos apropiado para que un bebé venga al mundo, en este sitio oscuro y húmedo el Amor tuvo a bien Nacer. Una estrella plateada en el suelo marca el preciso lugar. A la derecha se supone que estaba el pesebre que le sirvió de cuna.

Es este un lugar horadado por cavernas y pasadizos antiquísimos. En uno de ellos San Jerónimo se encerró para traducir del hebreo y arameo al latín lo que hoy conocemos como La Biblia Vulgata. Este santuario pertenece a los franciscanos y a los ortodoxos.

Belén era una ciudad prácticamente cristiana hasta hace pocos años cuando en el reparto de los territorios le correspondió a la Autoridad Nacional Palestina. A partir de ese momento los palestinos musulmanes han sometido a una política de terror y exterminio a los palestinos cristianos, obligándoles a abandonar la ciudad. Según ellos un árabe no puede ser cristiano. Los que así lo hacen son considerados ciudadanos sin derechos y una vergüenza para los "creyentes" verdaderos.

Los que se visten con pieles de cordero en realidad tienen fauces y garras también. Es curioso que los que se quejan del trato que reciben de los judíos, luego se comporten de igual manera con los que no piensan como ellos.

Estos fanatismos me ponen enfermo. Sin embargo esto nunca aparece en los medios de comunicación y por supuesto tampoco justifica el asesinato de niños y mujeres inocentes. El Asesinato jamás es justificable, venga de donde venga. ¿Si no tenemos el poder para devolver la vida a un muerto, como podemos atentar contra la existencia? El fuego no se combate con fuego sino con Amor.

Vivimos en una sociedad manipulada en la que solo somos informados de lo que a otros les interesa que conozcamos. “La Verdad os hará libres”

Hace años los soldados palestinos violaron la santidad de este sitio y lo convirtieron en una plaza fuerte para enfrentarse a los hebreos. Y los pobres franciscanos en medio, recibiendo agresiones de las dos partes.

Señor Dios Mío ¿sabias tú esto cuando desnudito decidiste tomar la carne en este mismo sitio? ¿Es que no vamos a aprender nunca?

Hoy hay un muro edificado por los israelitas para defenderse, y que separa a los dos pueblos. Es un muro de oprobio y de rencor, pero como todos los muros…destinado a caer.

Una minúscula puerta da acceso a la basílica. Hay que agacharse para acceder a ella. Alguien me dijo que hay que humillarse donde el Cristo se humilló, en realidad la verdadera razón es que los árabes acostumbraban a profanar el Santuario entrando a caballo y por esto se hizo tan pequeña.

Después de la caída de Tierra Santa en manos de Saladino, la mayoría de nuestros Santos Lugares fueron destruidos por este personaje pero esta iglesia se salvó porque en sus mosaicos los árabes vieron personas con turbantes….eran los Reyes Magos, pero ellos no lo sabían.

En esta iglesia fueron coronados los diversos Reyes de Jerusalén.

Qué bonito debía ser celebrar la navidad aquí lleno de caballeros cruzados, los Hospitalarios, los Templarios…las cruces rojas en sus túnicas, recibiendo la comunión apoyados en sus espadas. En silencio recreo esta imagen en mi memoria y me prometo a mí mismo celebrar la Navidad algún día aquí también.

Belén, significa en arameo “La Casa del Pan”…que curioso ¿verdad?. No podía ser de otra manera, el Pan de la Vida Eterna, debía de nacer en la Casa del Pan.

Señor Tú eres el Pan del Mundo. Tú eres el Agua de Vida Eterna. Quién bebe de Ti jamás vuelve a tener sed….

Señor yo estoy hambriento y sediento de Ti. Dame de Tu carne y de Tu agua, déjame esconderme entre Tus llagas, porque no quiero volver a estar jamás perdido en las Tinieblas…

F.Muñoz

Artemio felicita la Navidad desde Jerusalén

In Cartas desde Tierra Santa on 15 diciembre, 2009 at 21:20

Comparto con todos vosotros el mensaje que me ha mandado mi amigo el Padre Artemio Vitores, Vice custodio de la Orden Franciscana en Tierra Santa, como Felicitación de Navidad. Espero trasladaros con ello, mis propias felicitaciones y un poquito del sabor de la celebración tan hermosa que se celebrará en Belén.

Navidad 2009

Querido Francisco J.: ¡El Señor te dé su Paz!

Nos hemos visto hace unos días. Sé muy bien que Tierra Santa y los franciscanos estamos muy presentes en tu mente. ¡Gracias, de corazón, por acordarte de nosotros en estas fiestas tan hermosas para todos!

Es Navidad. En Belén, en la Noche Santa, los ángeles anuncian alborozados a los pastores que ha terminado la espera, que ha llegado la salvación para todos: “Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2,11-12).

Los ángeles habían conocido la grandeza de Dios a través de las maravillas del universo. Ahora ha ocurrido algo nuevo e inaudito: el Señor del universo ha entrado en la historia de los hombres, en nuestra historia. Sin pompa ni ostentación. Él se ha hecho frágil y débil, se ha hecho Niño. Un Niño que vive en la miseria de un establo, un Niño que carece de todo, un Niño indefenso, un Niño que tiene necesidad del amor humano, que necesita nuestro amor. El Salvador es Dios – decía San Francisco –,”hecho niño pequeñuelo”, que “se crió a los pechos de madre humana" (2Cel 199).

También nosotros, con el júbilo en el corazón, iremos a Belén como los pastores, contemplaremos, en la Gruta de la Natividad, a Dios hecho Niño y cantaremos con los ángeles: “¡Gloria a Dios en los cielos y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor!”. Porque Navidad es un día grande. Hoy ha brillado el sol, se ha encendido la luz, ha aparecido “la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor a los hombres” (Tit 3,4). En Belén, vemos con nuestros ojos y tocamos con nuestras manos al Verbo de la vida, en el Lugar Santo de su Nacimiento: “Aquí, de la Virgen María, nació Jesús”. Y descubrimos el inmenso amor Dios.

Al igual que los Magos de Oriente, que “postrándose, lo adoraron” (Mt 2,11), también nosotros, arrodillados junto a María y José, suplicaremos al Niño Dios, con un corazón lleno de amor, que siga viviendo en nuestras vidas.

En Belén pediremos a Jesús que nos enseñe a reconocerlo en los más pequeños y en los más pobres de este mundo y que nuestra ternura y afecto hacia el Niño-Dios, se transforme en pan para los hambrientos, en compasión y en ayuda para los necesitados.

Le suplicaremos por los niños que no han conocido el amor de sus padres, por los niños que no tienen casa, por los niños que son usados como instrumentos de violencia o de otras maldades. Pediremos por los niños que la crueldad humana no les ha permitido nacer.

En esta Noche Santa, nosotros los franciscanos, custodios de la Gruta de la Natividad, oraremos, especialmente, por los cristianos de Belén, que con tantas dificultades logran sobrevivir. Y por la Ciudad de Belén, donde Él nació, para que pueda encontrar la paz que anunciaron los ángeles a los pastores.

¿Cómo va la vida? Yo estoy bien, aunque no me paro. Clases, encuentros, reuniones, celebraciones. En estos últimos días hemos celebrado con solemnidad (y con novena) la fiesta de la Inmaculada Concepción, patrona también de la Orden Franciscana. El 12 la Iglesia de San Salvador estaba a rebosar para honrar a la Virgen de Guadalupe, patrona de las Américas. Los estudiantes y los demás lo hicieron todo muy bonito con sus guitarras y cantos. Y ahora preparándonos para la Navidad. Como no me dejan en paz, ya tengo en mi agenda dos retiros espirituales para las monjas de Casa Nova, y sus hermanas, y para las Hijas del Calvario. ¡Las monjas nunca se cansan, y cuánto nos hacen aprender a los religiosos!

¿Qué más? No ha llovido casi nada. La situación política no empeora pero tampoco se ven muchos signos de mejora.

Ante la mirada materna de María, la Virgen Madre, te deseo que el amor y la paz reinen en tu corazón y que puedas vivir con salud y felicidad durante todo el Año Nuevo que pronto comenzaremos. Saludos cariñosos a todos tus seres queridos. Ovidio te saluda. Mi madre está bien. A todos, os deseo:

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2010!

Un fuerte abrazo. Artemio

Getsemaní. El Huerto de los Olivos en Jerusalén. El sitio de la Pasión del Cristo

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 9 diciembre, 2009 at 23:23

La puerta dorada refulge a mis espaldas. La muralla de Jerusalén es una cinta de luz que domina el Valle del Cedrón. El Domo de la Roca parece todavía mas magnifico desde esta perspectiva.

Estoy en Getsemaní y todo a mí alrededor es un Camposanto. En la Biblia está escrito que en este sitio sobre el Monte del Templo se ha de producir el Juicio Final y los judíos observantes quieren ser enterrados aquí para ser los primeros en resucitar el ultimo día.

La puerta dorada daba antaño, acceso al Templo. Por esta misma puerta el Cristo entró en Jerusalén el día anterior a la Pasión, lo que recordamos como la fiesta de los Ramos, la Pascua judía. Lo hizo así para cumplir la profecía según la cual el Mesías cruzaría esta puerta en toda su gloria…El lo hizo a lomos de un borriquillo. El Amor Absoluto con todo su Poder carece de ningún tipo de orgullo o vanidad…

Esta puerta esta actualmente tapiada. Los árabes pretenden así estropear a los judíos la Venida, ya que estos aún esperan al Cristo…lo que no aceptan es que las profecías ya se cumplieron. El ha de volver, pero por segunda y última vez.

El superior del Monasterio de Getsemaní es mi amigo Fray Rafael. Un viejecito de muchos años con las manos deformadas por la edad y por el trabajo duro. No para ni un momento. Salta de un lado a otro dando órdenes al jardinero que cuida del huerto y de los bimilenarios olivos que se conservan aquí. Es este un jardín bucólico en el que dominan dos árboles nudosos que según expertos botánicos ya estaban aquí cuando Cristo se reunía con sus amigos en la Cueva cercana.

Cuando venia a Jerusalén solía pasar la noche aquí, y aquí se desarrolló la noche del Dolor y su Prendimiento. Sufría porque ya sabia el trauma terrible al que iba a ser sometido al día siguiente. Sufría porque para Dios no existe el Tiempo según lo concebimos nosotros desde nuestra limitada comprensión. Para El los hechos YA se estaban produciendo.

Estos olivos benditos sufrieron con El y yo soy el afortunado custodio de dos retoños suyos que Rafael me ha regalado. Cada mañana les regalo amor y agua para que se conviertan en árboles tan magníficos como sus Padres

En el Huerto de los Olivos hay una iglesia preciosa. Sus cúpulas interiores recrean una noche estrellada como la que EL tuvo que ver aquí. Aquí se guarda la piedra de la Pasión sobre la que según la tradición el Cristo, embargado de una tristeza infinita sudó sangre. Es este un fenómeno extraordinario que sin embargo se describe en medicina como una reacción a un estado de estrés insoportable.

Siempre que vengo aquí Rafael me invita a comer en el Refectorio con los Monjes. Allí suelo pasar consulta porque todos están preocupados por la calidad y cantidad de su sueño. Siempre les digo que la persona que descubre un trastorno respiratorio durante el sueño, suele ser el partenaire de cama, pero claro…ellos duermen solos

Hoy durante la sobremesa Rafael y yo charlamos. Rafael es un espíritu tan elevado que incluso les resulta extraño a sus compañeros de Monasterio. Sus ideas desde luego no son nada ortodoxas y le reprendo con cariño “Rafael, amigo mío si hablas así te van a quitar tu capucha”. Según él, el mundo está fatal, pero ante la conspiración contra el Hombre y su divina llama, lo único que resta es Rezar.

Quedamos en ir juntos al Sinai a primeros de año. Cuentan que los amaneceres desde la Montaña Sagrada, son un espectáculo inolvidable para el Alma. Ir con él que es un experto en ese desierto, ha de ser una experiencia única.

Cuando salgo del Monasterio ya es de noche. A lo lejos oigo ladrar un perro y el Cedrón se vislumbra como una imagen tenue en la distancia. Cuantas veces El habrá contemplado esta misma escena….

Hay muchos caminos para alcanzar al Cristo. Creo de verdad, que los Hombres buenos, independientemente de su religión, se salvarán…es más, empiezo a sospechar que El Padre en su infinita misericordia también ha de salvar a los Hombre malos.

El ejemplo de Fray Rafael me conforta, es esta clase de personas las que me hacen tener confianza en la Comunión de los Santos. La Iglesia es Santa, aunque algunos de sus miembros a veces provoquen el escándalo…en toda comunidad hay piedras que no terminan de encajar, pero no se puede juzgar al Todo por la Parte.

Yo he dejado de juzgar hace algún tiempo, porque alguien me dijo “Cuanto más se juzga, menos se ama”

Francisco Muñoz

Vivir sin miedo

In En mi Alma on 7 diciembre, 2009 at 13:34

El católico no es el atormentado por cien mil problemas,
sean incluso de orden espiritual…¡No! El católico es el que tiene la fecundidad de la seguridad.
Tan es así que, fiel a su fe, puede mirar al mundo no como un abismo de perdición,
sino como un campo de mies”


Pablo VI

No tengáis miedo. Abrid de par en par las puertas a Cristo”

Juan Pablo II