Francisco

Archive for the ‘Crónicas del Peregrino en Tierra Santa’ Category

El Camino del Cruzado Espiritual. Jerusalén. La Gruta del Pater Noster

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 17 febrero, 2010 at 20:22

Si cogéis el camino que baja en Jerusalén desde la puerta de los Leones hacia Getsemaní, hallareis una empinada cuesta que dirige directamente a la mezquita de la Ascensión. Hoy Mezquita porque fue convertida en ello por los árabes, antaño era una construcción octogonal bizantina. El octógono a parte de otras implicaciones mas profundas, era la figura geométrica elegida por los primitivos cristianos para marcar sitios en los que se hubieran producido Teofanías. Sitios en los que la Divinidad hubiera dejado impresa su particular marca. El Sepulcro en tiempos de los emperadores de Bizancio, tenía esta disposición octogonal. Tuvo que ser muy hermoso, rodeado por jardines y con la iglesia octogonal abierta para imaginar al Cristo subiendo a los Cielos. Para los que hayáis leído “Caballo de Troya” es este el sitio desde donde parte la crono nave para viajar atrás en el tiempo, al momento de la Pasión.

Mucha más importancia tiene para mi, un lugar pequeñito un poco más abajo en el mismo camino, es la Gruta del Pater Noster. En este sitio subterráneo y sombrío el Dios Vivo enseñó a sus hijos la forma en la que se tenían que comunicar con El.

Ya no necesitamos Arca de la Alianza, no necesitamos sacrificar animales para conversar con El. El nos ha dicho que es un Padre cercano y amante, que precisa nada más que de la voluntad del Hombre para hablar directamente con nosotros.

“¿Rabbi, si queremos hablar con el Padre como tenemos que hacer?”. Le preguntaron sus amigos y El contestó “Decid simplemente así: Padre Nuestro que estas en los cielos…”

No se puede crear más amor con tan pocas palabras. Es lo mismo que cualquiera de nosotros diría a su padre terrenal. Es esta la relación que el Cristo nos inaugura, una relación directamente al Cielo.

Mucha importancia le doy a la Oración. La Oración, creedme, funciona. Cuando todo se oscurece alrededor y parece que no encontramos la salida, la oración marca el rumbo, centra nuestros pensamientos y nos ayuda a discernir con más evidencia, además de embargarnos de Paz. La oración es un mantra mágico que dicho consciente y consecuentemente, abre las puertas a una relación directa con los planos más elevados. Hay espíritus desencarnados que están deseando ayudarnos…solo hay que pedírselo.

Para mi hay muchas oraciones, cualquiera valida, pero tengo especial afecto por el rezo del Rosario. Es una oración larga y que cuesta aprender a rezar como es debido, pero que cuando se pone en práctica con cotidianeidad, permite clarificar nuestro discernimiento y comprender los Misterios de la Revelación. Cada cuenta es una petición. Con el Rosario abro un paraguas de protección para mis seres queridos…y también para los que no me quieren, porque ellos también lo necesitan. 

Se pide lo que necesitamos y lo que nos merecemos, evidentemente si no hay un cambio interior nada se recibe. Por experiencia os digo, que cuando me aparto del camino, lo primero que hago es dejar de rezar. Al Enemigo no le gusta que hablemos con el Padre. Cuando hablo con el Padre noto que mi luz se enciende, cuando no rezo me voy apagando y me sumo en las tinieblas.

“Si vosotros, hombre malos, cuando vuestros hijos os piden de comer, no les dais piedras, sino pan. Cuanto más el Padre Celestial, que os ama tal como sois, sin pedir nada a cambio”

Llenad vuestra vida de magia, empezad a rezar y empezareis a VER.

Pedid y se os dará. Llamad y se os abrirá. No hay misterio que no sea revelado. A Dios no se le conoce a través de la inteligencia, sino por el corazón.

¿Y quién de vosotros no tiene corazón?

Francisco Muñoz

Judea. El desierto del Precursor del Cristo.

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 10 enero, 2010 at 22:19

Judea….que palabra tan mágica.

No existe mayor desolación que ésta. El punto más bajo del planeta y un mar que no alberga ninguna vida en su interior…el Mar Muerto. Imposible ahogarse en él, las sales del terreno disueltas en el agua en tan gran cantidad, han hecho que este sea un mar espeso que expulsa hacia la superficie cualquier objeto que se introduzca en él. La más pequeña de las heridas arde, en contacto con esta disolución salina.

Sin embargo, a pocos metros de este paisaje lunar surge la vida. El oasis de En Gedi un vergel con datileras que producen miel. Si no lo habéis probado nunca, corred al Corte Inglés, a la sección de gourmets y pedid que os den Dátiles de Salomón. Son los mismos dátiles de estas palmeras preñadas en abundancia, sus retoños se exportan por todo el orbe para la delicia de nuestros sentidos.

Estas viejas montañas, son iguales a las que siempre nos hemos imaginado los que seguimos al Cristo, yermas, altas, inhóspitas, pero a la vez orgullosas. Conocedoras del papel que la historia les ha deparado. Entre estas mismas montañas, El se retiró a orar, a poner en claro cuándo y cómo debía dar el mensaje de Amor. Aquí estuvo 40 días y sus noches, en ayuno. Aquí fue tentado para que lo dejara todo.

Esta es la metáfora del Camino de la Vida, el Camino que andamos todos, en el que tú y yo caminante, nos encontramos. A veces acompañados, la mayor parte del tiempo solos. Así es la vida, tentados por las ilusiones del mundo, a veces sintiéndonos cómplices del Infinito…

En lo alto de una de estas montañas solemnes, se alzan las ruinas del monasterio esenio de Qumram. Hoy famosas porque aquí se descubrieron los rollos del Mar Muerto. La comunidad de monjes que aquí habitaban eran guerreros de la luz. Juan el Precursor, se relacionó con ellos, su mensaje fue el mismo. Los esenios protegieron y velaron la indefensión del Amor y probablemente custodiaron el mensaje.

Un viejo judío me dijo en estas ruinas que Jesús fue esenio….Quien dice esto, no entiende la figura del Cristo. El Cristo no pertenece a ninguna bandera, ni a ningún grupo humano, no es una religión ni el estandarte que alzar para barrer al contrario. El Cristo no era esenio, pero probablemente los esenios si fueran Crísticos. El Cristo es el mensaje del AMOR…incluso al Enemigo. Sin Tinieblas no hay Luz, solo con el contraste se advierten los colores.

Me he visto en estas montañas, cubierto con hierro y sudor, alzando una espada…y no me ha gustado. No creo ya en la transmigración, no se que significan estos recuerdos.

Una vez me dijiste que en otra Edad, tú habías caído en combate en Acre, que tu cuerpo reposaba en el ataúd que se les da a los guerreros, un simple barril, junto a las murallas, cubierto por tu túnica y tu cruz. Igual que reposan ahora tus restos en Madrid, con la cruz y la túnica blanca de caballero.

Ande en las ruinas de Acre, rodeando las murallas derrotadas y deposité una flor al pie de ellas, en tu memoria. Recordé las palabras de despedida que musité en tu oído, cuando yacías en tu losa frío y exangüe. Cuando la Hermana no amada te había envuelto ya con su fraternal abrazo de olvido

Te echo de menos Papá, que la Providencia quiera que volvamos algún día a cabalgar juntos…que la Providencia me ayude a encontrar a mis Hermanos. Se que esta separación es temporal, pero lo temporal a veces se nos hace eterno.

Non nobis domine, sed nomini tuo da gloriam

Francisco Muñoz

Belén de Judea

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 24 diciembre, 2009 at 12:52

“Ven bajemos a la gruta”. Le dije a Raúl.

Siete escalones y ya estamos en lo más profundo

Belén de Judea, no eres tú la más pequeña entre las tribus de Israel porque de ti surgirá una luz que alumbrará al Mundo…estaba escrito. ¡Que extraordinario e incomprensible Misterio!

El verbo se hizo Carne en esta gruta. El Logos, fundador del Universo quiere sellar su pacto con los Hombres y sufrir la carne. El Poder Total y Absoluto se convierte en un niñito indefenso…y todo porque nos Ama.
Dios Mío, no lo entiendo. Sumido en mis limitaciones, cegado por los oropeles y sensaciones que la rutina cotidiana me proporciona, no soy capaz de imaginar como por Amor y Entrega absoluta se puede renunciar a todo.

Belén no conserva la forma con la que de pequeños hemos imaginado el portal en que nació el Niño Dios. Este edificio es una basílica bizantina, edificada sobre templos más antiguos. Desde el principio del cristianismo se señaló por la tradición este lugar como el nacimiento del Cristo.

No era una cueva como nuestra imaginación nos la ha esbozado. Estamos en el piso bajo de una posada judía. El almacén excavado en la gruta. Aquí junto a los animales de carga, en el sitio menos apropiado para que un bebé venga al mundo, en este sitio oscuro y húmedo el Amor tuvo a bien Nacer. Una estrella plateada en el suelo marca el preciso lugar. A la derecha se supone que estaba el pesebre que le sirvió de cuna.

Es este un lugar horadado por cavernas y pasadizos antiquísimos. En uno de ellos San Jerónimo se encerró para traducir del hebreo y arameo al latín lo que hoy conocemos como La Biblia Vulgata. Este santuario pertenece a los franciscanos y a los ortodoxos.

Belén era una ciudad prácticamente cristiana hasta hace pocos años cuando en el reparto de los territorios le correspondió a la Autoridad Nacional Palestina. A partir de ese momento los palestinos musulmanes han sometido a una política de terror y exterminio a los palestinos cristianos, obligándoles a abandonar la ciudad. Según ellos un árabe no puede ser cristiano. Los que así lo hacen son considerados ciudadanos sin derechos y una vergüenza para los "creyentes" verdaderos.

Los que se visten con pieles de cordero en realidad tienen fauces y garras también. Es curioso que los que se quejan del trato que reciben de los judíos, luego se comporten de igual manera con los que no piensan como ellos.

Estos fanatismos me ponen enfermo. Sin embargo esto nunca aparece en los medios de comunicación y por supuesto tampoco justifica el asesinato de niños y mujeres inocentes. El Asesinato jamás es justificable, venga de donde venga. ¿Si no tenemos el poder para devolver la vida a un muerto, como podemos atentar contra la existencia? El fuego no se combate con fuego sino con Amor.

Vivimos en una sociedad manipulada en la que solo somos informados de lo que a otros les interesa que conozcamos. “La Verdad os hará libres”

Hace años los soldados palestinos violaron la santidad de este sitio y lo convirtieron en una plaza fuerte para enfrentarse a los hebreos. Y los pobres franciscanos en medio, recibiendo agresiones de las dos partes.

Señor Dios Mío ¿sabias tú esto cuando desnudito decidiste tomar la carne en este mismo sitio? ¿Es que no vamos a aprender nunca?

Hoy hay un muro edificado por los israelitas para defenderse, y que separa a los dos pueblos. Es un muro de oprobio y de rencor, pero como todos los muros…destinado a caer.

Una minúscula puerta da acceso a la basílica. Hay que agacharse para acceder a ella. Alguien me dijo que hay que humillarse donde el Cristo se humilló, en realidad la verdadera razón es que los árabes acostumbraban a profanar el Santuario entrando a caballo y por esto se hizo tan pequeña.

Después de la caída de Tierra Santa en manos de Saladino, la mayoría de nuestros Santos Lugares fueron destruidos por este personaje pero esta iglesia se salvó porque en sus mosaicos los árabes vieron personas con turbantes….eran los Reyes Magos, pero ellos no lo sabían.

En esta iglesia fueron coronados los diversos Reyes de Jerusalén.

Qué bonito debía ser celebrar la navidad aquí lleno de caballeros cruzados, los Hospitalarios, los Templarios…las cruces rojas en sus túnicas, recibiendo la comunión apoyados en sus espadas. En silencio recreo esta imagen en mi memoria y me prometo a mí mismo celebrar la Navidad algún día aquí también.

Belén, significa en arameo “La Casa del Pan”…que curioso ¿verdad?. No podía ser de otra manera, el Pan de la Vida Eterna, debía de nacer en la Casa del Pan.

Señor Tú eres el Pan del Mundo. Tú eres el Agua de Vida Eterna. Quién bebe de Ti jamás vuelve a tener sed….

Señor yo estoy hambriento y sediento de Ti. Dame de Tu carne y de Tu agua, déjame esconderme entre Tus llagas, porque no quiero volver a estar jamás perdido en las Tinieblas…

F.Muñoz

Getsemaní. El Huerto de los Olivos en Jerusalén. El sitio de la Pasión del Cristo

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 9 diciembre, 2009 at 23:23

La puerta dorada refulge a mis espaldas. La muralla de Jerusalén es una cinta de luz que domina el Valle del Cedrón. El Domo de la Roca parece todavía mas magnifico desde esta perspectiva.

Estoy en Getsemaní y todo a mí alrededor es un Camposanto. En la Biblia está escrito que en este sitio sobre el Monte del Templo se ha de producir el Juicio Final y los judíos observantes quieren ser enterrados aquí para ser los primeros en resucitar el ultimo día.

La puerta dorada daba antaño, acceso al Templo. Por esta misma puerta el Cristo entró en Jerusalén el día anterior a la Pasión, lo que recordamos como la fiesta de los Ramos, la Pascua judía. Lo hizo así para cumplir la profecía según la cual el Mesías cruzaría esta puerta en toda su gloria…El lo hizo a lomos de un borriquillo. El Amor Absoluto con todo su Poder carece de ningún tipo de orgullo o vanidad…

Esta puerta esta actualmente tapiada. Los árabes pretenden así estropear a los judíos la Venida, ya que estos aún esperan al Cristo…lo que no aceptan es que las profecías ya se cumplieron. El ha de volver, pero por segunda y última vez.

El superior del Monasterio de Getsemaní es mi amigo Fray Rafael. Un viejecito de muchos años con las manos deformadas por la edad y por el trabajo duro. No para ni un momento. Salta de un lado a otro dando órdenes al jardinero que cuida del huerto y de los bimilenarios olivos que se conservan aquí. Es este un jardín bucólico en el que dominan dos árboles nudosos que según expertos botánicos ya estaban aquí cuando Cristo se reunía con sus amigos en la Cueva cercana.

Cuando venia a Jerusalén solía pasar la noche aquí, y aquí se desarrolló la noche del Dolor y su Prendimiento. Sufría porque ya sabia el trauma terrible al que iba a ser sometido al día siguiente. Sufría porque para Dios no existe el Tiempo según lo concebimos nosotros desde nuestra limitada comprensión. Para El los hechos YA se estaban produciendo.

Estos olivos benditos sufrieron con El y yo soy el afortunado custodio de dos retoños suyos que Rafael me ha regalado. Cada mañana les regalo amor y agua para que se conviertan en árboles tan magníficos como sus Padres

En el Huerto de los Olivos hay una iglesia preciosa. Sus cúpulas interiores recrean una noche estrellada como la que EL tuvo que ver aquí. Aquí se guarda la piedra de la Pasión sobre la que según la tradición el Cristo, embargado de una tristeza infinita sudó sangre. Es este un fenómeno extraordinario que sin embargo se describe en medicina como una reacción a un estado de estrés insoportable.

Siempre que vengo aquí Rafael me invita a comer en el Refectorio con los Monjes. Allí suelo pasar consulta porque todos están preocupados por la calidad y cantidad de su sueño. Siempre les digo que la persona que descubre un trastorno respiratorio durante el sueño, suele ser el partenaire de cama, pero claro…ellos duermen solos

Hoy durante la sobremesa Rafael y yo charlamos. Rafael es un espíritu tan elevado que incluso les resulta extraño a sus compañeros de Monasterio. Sus ideas desde luego no son nada ortodoxas y le reprendo con cariño “Rafael, amigo mío si hablas así te van a quitar tu capucha”. Según él, el mundo está fatal, pero ante la conspiración contra el Hombre y su divina llama, lo único que resta es Rezar.

Quedamos en ir juntos al Sinai a primeros de año. Cuentan que los amaneceres desde la Montaña Sagrada, son un espectáculo inolvidable para el Alma. Ir con él que es un experto en ese desierto, ha de ser una experiencia única.

Cuando salgo del Monasterio ya es de noche. A lo lejos oigo ladrar un perro y el Cedrón se vislumbra como una imagen tenue en la distancia. Cuantas veces El habrá contemplado esta misma escena….

Hay muchos caminos para alcanzar al Cristo. Creo de verdad, que los Hombres buenos, independientemente de su religión, se salvarán…es más, empiezo a sospechar que El Padre en su infinita misericordia también ha de salvar a los Hombre malos.

El ejemplo de Fray Rafael me conforta, es esta clase de personas las que me hacen tener confianza en la Comunión de los Santos. La Iglesia es Santa, aunque algunos de sus miembros a veces provoquen el escándalo…en toda comunidad hay piedras que no terminan de encajar, pero no se puede juzgar al Todo por la Parte.

Yo he dejado de juzgar hace algún tiempo, porque alguien me dijo “Cuanto más se juzga, menos se ama”

Francisco Muñoz

Galilea. El Mar de los Pescadores de Almas

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 13 noviembre, 2009 at 21:07

"Aquí tuvo que ser muy feliz" oí que alguien decía detrás de mi.

Al volverme descubrí un hombre acompañado de un niñito pequeño. ¿Cómo sabia que estaba pensando exactamente eso? ¿Cómo habían aparecido a mis espaldas atravesando la ruidosa playa de guijarros sin apercibirme de su llegada? 

Me hallo en la Galilea profunda. Al borde del Mar de los Pescadores de Almas. El mar de Tiberiades o Kennereth, que significa arpa, por la forma que este gran lago, que no mar, tiene. Esto es un vergel de paz y vegetación. Una exuberante explosión de luz y color que nada tiene que ver con la desolada y acre Judea. Esta es la patria del Cristo y de sus amigos. Aquí empezó su ministerio y convirtió a unos simples pescadores, en pescadores de almas. Aquí comió mil veces el pescado asado junto a la orilla, sintiendo en su piel la fresca brisa que viene del oeste, del mediterráneo.

Esto es exactamente lo que pensaba mientras introducía mis manos en el agua, dejando que los peces, curiosos, me las acariciaran. ¿Cómo sabia este hombre que yo pensaba esto?

Charlamos unos minutos mientras el pequeño de los bucles rubios lanzaba piedras al agua, haciéndolas rebotar varias veces contra la superficie del lago.

Mire hacia el este, hacia Cafarnaum, a escasos mil metros…el pueblo de los rudos pescadores galileos. El sol se empezó a poner y el maravilloso color azul del agua, se torno verde oscuro. Todo alcanzo una tonalidad rojiza…e inmediatamente un millón de pequeñas guirnaldas adornaron el firmamento. Al volverme ellos ya no estaban…tampoco les había oído marcharse.

Si en Jerusalén encontramos el mensaje de la Pasión, el dolor inferido por los mismos seres que vino a salvar, aquí solo hay alegría, amistad, caminatas bajo el ardiente sol y noches llenas de estrellas y luna. También hay toma de conciencia de la Mision y la intuición del Dolor insoportable.

Aunque Jerusalén es también la alegría infinita ante el triunfo sobre la Hermana no amada, la verdad es que prefiero imaginármelo feliz sobre su barca.

Este mar tiene otra faceta mas oscura y terrible.Cuando se enfrentan los vientos del norte y del este con el aire cálido que viene de Judea, se forman espantosas tormentas…es el momento de decir "no tengo miedo, puedo caminar sobre estas aguas si tengo FE".

La vida es un poco así. Alternamos momentos de dicha, con tormentas amenazantes, perdemos el rumbo y ni siquiera nos pueden guiar las estrellas. Es el momento de la confianza extrema, de oír las campanas de los que como tu, también navegan estas procelosas aguas.

Después de la mas terrible de las tormentas, el Hermano Sol siempre luce mas fuerte y el cielo es mas límpido. Ten Fe, pon tu barca al pairo y encuentra una playa en la que puedas fondear.

Venid conmigo amigos, disfrutemos juntos de este maravilloso pescado asado, a la luz de la noche estrellada. No estaréis nunca mas solos…

Francisco Muñoz

El Camino del Cruzado Espiritual. Jerusalén. El Monte del Templo

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 3 octubre, 2009 at 9:18

Este es un sitio terrible” dijo Elie. Y realmente lo era.

Estoy en la Gruta de las Almas. El sitio más santo para los musulmanes en Jerusalén. Las almas de todos los muertos deben reunirse aquí antes de sufrir el Juicio Eterno. Es esta una gruta lóbrega y sombría en el interior del Domo de La Roca. Esta Roca es Santa para todos, musulmanes, cristianos y judíos. Aunque por diferentes razones.

Para los árabes desde esta roca el Profeta ascendió a los cielos. Para los cristianos es la piedra de la Fundación del Mundo, la primera piedra que Yahvé uso para conformar el resto de la Tierra, donde pidió a Abraham que sacrificara a su único hijo Isaac (aunque al final era solo una prueba…Divino Sentido del Humor). En esta piedra Jacob soñó que veía una escalera que comunicaba el Cielo con la Tierra. Para los Judíos es la piedra Santa sobre la que estaba construido el Templo, donde guardaban el Arca de la Alianza. Está claro que esta piedra no es una piedra cualquiera. Aquí hay mucho más de lo que los simples sentidos nos pueden indicar. En cualquier caso, no me encuentro bien en el interior de este sitio, noto algo que no me gusta.

Yo tengo mi propia opinión de lo que este lugar representaba…

Retrocedamos unos miles de años en el tiempo. Las doce tribus vagan por el desierto con Moisés a la cabeza, Moisés había sido un alto sacerdote egipcio, poseedor de secretos y probablemente iniciado en los misterios de Isis. Moisés recibe de Yahvé la orden de construir un arca mediante la cual se comunicará con El. ¡Una radio para hablar con Dios! Sus dimensiones están perfectamente descritas en la Biblia. En el interior de esta arca debía introducir las Tablas de la Ley, los depósitos sagrados. Este objeto de poder era tan poderoso que nadie podía tocarlo excepto el sumo sacerdote en un día muy especial, todo el que lo hacía sin este derecho, moría fulminado.

David construyó un templo para el arca en lo alto de una montaña, sobre una roca cuya memoria se perdía en la noche de los tiempos. Otros altares más antiguos ya se habían levantado aquí y aquí empezó todo.

El sumo sacerdote hebreo, una vez al año debía introducirse en el Debir el Santo de los Santos, la estancia más interior y sagrada de este templo. En silencio debía leer el nombre verdadero de Yahvé que estaba grabado sobre la mesa de los panes de la proposición (esta mesa posteriormente se llamó de Salomón y se perdió durante la destrucción del Templo por los romanos, hay bastantes pruebas de que está en España…pero ya iremos a buscarla en otro momento), el Poder de esta mesa radica en que solo uno sabía interpretar los signos para pronunciar el Santo Nombre. Nombrar a una cosa por su nombre verdadero es crearla y obtener poder sobre ella.

Después de musitar el Santo Nombre en el Hekal tenía que introducirse en el Debir, el Santa Sanctórum y Dios se le manifestaba en su Gloria, sobre los dos querubines que conformaban la tapa del Arca. El pacto de la existencia era sellado de nuevo y la Creación podía continuar.

Durante la destrucción del Primer Templo el Arca se perdió y aquí se le pierde históricamente la pista.

Esta montaña inmensa está horadada de subterráneos ignotos, se supone que el Arca se preservó en algún sitio dentro de este dédalo de corredores.

Y aquí entramos nosotros. Hace mil años Siete caballeros durante Siete años se recluyeron en la Mezquita Al Aksa sobre el monte del templo y se dedicaron a la arqueología. Algo debieron descubrir que cambió la historia del mundo y que hizo que una era nueva apareciese en la faz del planeta, de pronto Europa se empieza a llenar de catedrales góticas, prácticamente sin transición del románico. Empiezan a aparecer Vírgenes Negras por todos los lados y se cristianizan viejos templos de primitivas deidades. Los Sitios de Poder se marcan con santuarios y curiosamente durante el tiempo que la Orden de estos caballeros funciona, no hay pestes ni periodos de hambruna…el pacto se había vuelto a sellar.

Estos caballeros no eran otros que Los Pobres Caballeros del Templo del Cristo…Los Templarios.

Aquí empezó todo, o al menos la etapa pública de esta manifestación de la Caballería del Cristo.

He visitado estas estancias, imaginando a los hermanos, con sus túnicas blancas y sus cruces rojas rezando y afilando las espadas, preparándose para el combate. Los primeros en entrar en el y los últimos en salir de la lucha. Nadie abandona al Beausant, si alguien cae prisionero, no se dará rescate por él.

Aquí se viene a obedecer. A poner la espada, al servicio de la viuda, del huérfano, del pobre y del desamparado. Al Enemigo se le combate, pero sin odio

Este lugar también está relacionado con Cristo. Aquí fue hallado después de perderse durante tres días… todo lo que se pierde se halla. Aquí predicó mil veces entre sus columnas y aquí ardió en cólera. El era también un hombre como yo.

Escribo esto desde el avión, de regreso de Tel Aviv a Madrid. A mi derecha y muy abajo, reluce Atenas en el crepúsculo dorado de este atardecer maravilloso. A su lado las islas griegas, despedazadas por la furia de un titán gigantesco, y el Hermano Sol poniéndose por el borde del horizonte que me regala esta miríada de colores indescriptibles. Pronto su amada luna despertará en el otro lado. Ellos nunca se pueden ver ni tocar, sin embargo no pueden existir el uno sin el otro.

Padre Mío, tú que habitas en estas inmensidades eternas, te doy las Gracias por lo hermoso que es el mundo que has creado. Te doy las gracias porque tengo dos ojos que ya no solo miran, sino que VEN. Te doy las Gracias porque me has despertado. Hazme humilde y sencillo, dame la claridad de espíritu para que pueda describir lo que me haces sentir. Se de sobras que no soy yo el que teclea estas letras

Atenas la Magnífica, la que fue Luz del Mundo en la Antigüedad se está apagando en la lejanía.

Hoy hay una luz mucho más fuerte y poderosa que puede lucir en los corazones de todos nosotros…solo tenemos que quererlo.

Francisco Muñoz

El Camino del Cruzado Espiritual. Tierra Santa. San Juan de Acre. La Hoguera de las Vanidades

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 16 junio, 2009 at 0:48

Año del Señor de 1187…

¡Cae la Ciudad! ¡Acre cae!

Se oye este grito de terror en todas las esquinas de la ciudad. Dios Mío, parece que hace un minuto solo que me he acostado y tengo que levantarme otra vez. Tomo mi espada y me dirijo a la muralla. Me duelen los brazos terriblemente, es como si llevara el peso del mundo en ellos y mi cota de malla está terriblemente descompuesta.

Salgo al barrio Pisano y atravieso el túnel que conecta el castillo del Temple con el muelle. Hay cientos de personas huyendo por él e intentando subirse a las naos dispuestas en la bocana, prestas para partir hacia Chipre.

San Juan de Acre es la última ciudad que nos queda e incluso esta nos quiere arrebatar Saladino. Jerusalén no es ya sino una quimera, nada nos queda. El Santo Sepulcro está en manos sarracenas. El sueño se ha acabado. Tierra Santa no existe ya.

Hay terror en los ojos de las personas con las que me cruzo. Un niñito rompe a llorar al verme. cuando me cruzo con él y su madre. Mi túnica blanca está empapada en sangre marchita, mi cruz roja cuelga medio arrancada de mi pecho.

Pero no puede ser. La ciudad no puede caer. Estos muros son fuertes y hay brazos valientes para defenderlos.

Salgo al exterior de los corredores. Hay un ruido infernal que llena el aire. Muchos mueren hoy, aquí y ahora por este sitio.

Subo a las almenas y percibo la situación. El Enemigo está ya en lo alto del muro, pero la ciudad no cae. El Temple resiste en esta esquina y los caballeros del Hospital no ceden. Todavía hay esperanza…

 

Palestina. Tierra Santa. Año del Señor 2009

Cesar y yo hemos recorrido la ciudadela Cruzada de Acre. Hemos andado por sus inmensas salas subterráneas, hoy solas y tristes, antaño hervidero de rumores, cambistas, caballeros, damas, magia y religión. Había armas, olores y colores que ya no existen. Todas esas personas con sus inquietudes, sus sentimientos, sus sueños…no existen ya. Flotan en el polvo que nos rodea con todas sus cosas. Las espadas bruñidas, los caballos briosos, las adargas orgullosas y las banderas invencibles. Todo es artificio y vanidad y en esto queda la belleza y el valor. Esto es el hombre, solo polvo y temporalidad.

Pero no puedo evitar sentir la obligación de prestar honra y memoria a los que con gallardía entregaron su vida por un sueño. Estos hechos heroicos impresionan mi espíritu. Estos lugares están impregnados de la fuerza de los acontecimientos pasados. Solo es preciso cerrar los ojos de la carne y abrir los del espíritu para volver a ver y oír los ecos de eternidad que resuenan entre estos arcos cruzados. En estas estancias cubiertas por el polvo del pasado. En estas tumbas infinitas, donde la hiedra campa y el lagarto acecha. Aquí no quedan ya nada más que ecos que esperan resonar de nuevo en la imaginación del durmiente.

Hoy me acuerdo de ti y de lo que me contabas. Por ti y por los Hermanos van estos pensamientos….en tu memoria digo “Non Nobis Domine, sed Nomini tuo da gloriam”

F.Muñoz

El Camino del Cruzado Espiritual. El Poder de la Oración. Jerusalén y La Gruta del Pater Noster

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 7 junio, 2009 at 23:58

Cogiendo el camino que baja en Jerusalén desde la puerta de los Leones hacia Getsemaní, hallareis una empinada cuesta que dirige directamente a la mezquita de la Ascensión. Hoy Mezquita porque fue convertida en ello por los árabes, antaño era una construcción octogonal bizantina. El octógono a parte de otras implicaciones mas profundas, era la figura geométrica elegida por los primitivos cristianos para marcar sitios en los que se hubieran producido Teofanías. Sitios en los que la Divinidad hubiera dejado impresa su particular marca. El Sepulcro de Cristo en tiempos de los emperadores de Bizancio, tenía esta disposición octogonal. Tuvo que ser muy hermoso, rodeado por jardines y con la iglesia abierta para imaginar al Cristo subiendo a los Cielos.

Para los que hayáis leído “Caballo de Troya” es este el sitio desde donde parte la crononave para viajar atrás en el tiempo, al momento de la Pasión.

Mucha más importancia tiene un lugar pequeñito un poco más abajo en el mismo camino, es la Gruta del Pater Noster. En este sitio subterráneo y sombrío el Dios Vivo enseñó a sus hijos la forma en la que se tenían que comunicar con El.

Ya no necesitamos el Arca de la Alianza, no necesitamos sacrificar animales para conversar con El. El nos ha dicho que es un Padre cercano y amante, que precisa nada más que de la voluntad del hombre para hablar directamente con nosotros.

“¿Rabbi, si queremos hablar con el Padre como tenemos que hacer?”. Le preguntaron sus amigos. Y el contestó “Decid simplemente así: Padre Nuestro que estas en los cielos…”

No se puede crear más amor con tan pocas palabras, es lo mismo que cualquiera de nosotros diría a su padre terrenal. Es esta la relación que el Cristo nos inaugura, una relación directamente al Cielo.

Mucha importancia le doy a la Oración. La Oración, creedme, funciona. Cuando todo se oscurece alrededor y parece que no encontramos la salida, la oración marca el rumbo, centra nuestros pensamientos y nos ayuda a discernir con más evidencia, además de embargarnos de Paz. La oración es un mantra mágico que dicho consciente y consecuentemente, abre las puertas a una relación directa con los planos más elevados. Hay espíritus desencarnados que están deseando ayudarnos…solo hay que pedírselo.

Para mi hay muchas oraciones, cualquiera valida, pero tengo especial afecto por el rezo del Rosario. Es una oración larga y que cuesta aprender a rezar como es debido, pero que cuando se pone en práctica con cotidianeidad, permite clarificar nuestro discernimiento y comprender los Misterios de la Revelación. Cada cuenta es una petición. Con el Rosario abro un paraguas de protección para mis seres queridos…y también para los que no me quieren, porque ellos también lo necesitan.

Se pide lo que necesitamos y lo que nos merecemo. Evidentemente si no hay un cambio interior, nada se recibe. Por experiencia os digo, que cuando me aparto del camino, lo primero que hago es dejar de rezar…al Enemigo no le gusta que hablemos con el Padre. Cuando hablo con el Padre noto que mi luz se enciende, cuando no rezo me voy apagando y me sumo en las tinieblas.

“Si vosotros, hombre malos, cuando vuestros hijos os piden de comer, no les dais piedras, sino pan. Cuanto más el Padre Celestial, que os ama tal como sois, sin pedir nada a cambio”

Llenad vuestra vida de magia, empezad a rezar y empezareis a VER.

Pedid y se os dará. Llamad y se os abrirá. No hay misterio que no sea revelado. A Dios no se le conoce a través de la inteligencia, sino por el corazón.

¿Y quién de vosotros no tiene corazón?

F.Muñoz

El Camino del Cruzado Espiritual. El Monte Tabor en Galilea. La Transfiguración del Hombre

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 28 abril, 2009 at 23:30

Creo firmemente que hay otra vida después de ésta, no necesito usar la FE para creerlo, porque lo he visto con los ojos de la carne.

Creo que la Providencia conspira con el Universo, cuando te pones en el Camino para que todo suceda en el orden apropiado para cada uno de nosotros y que nos manda mensajes para que sepamos que lo estamos haciendo bien.

El Tabor es un sitio de Poder en el centro de la Galilea. En medio de una planicie inmensa, se yergue esta montaña, absoluta y perfectamente cónica. La subida al Tabor ya tiene algo de iniciático, el camino serpentea constantemente, a veces se tiene la impresión de no avanzar en absoluto y el paisaje cambia conforme asciendes. Como la Vida con sus distintas etapas…al final, está el tesoro buscado.

Desde lo alto de este farallón se domina absolutamente todo. El Mar de Galilea al fondo con un resplandor azulado y el paisaje es profundamente verde. Las nubes como racimos de algodón ponen el contrapunto melancólico a esta escena. En lo alto de este picacho se yergue una iglesia franciscana del siglo XVIII sobre las ruinas de templos mucho más antiguos.

Me quedé de piedra al acercarme a la puerta de la Iglesia… no podía ser, la Iglesia es demasiado moderna para ello y sin embargo, en el frontispicio están esculpidos símbolos templarios por doquier. Imagino que pasan desapercibidos para el ojo no avizor, pero yo hace tiempo que he dejado simplemente de mirar. El Temple es eterno hasta que ELLA quiera que deje de serlo por lo tanto esto no ha de sorprenderme.

Al atravesar la puerta un monje se levantó y vino hacia mi. “¿Eres español, verdad?” Al contraluz no aprecié sus facciones pero cuando le dió la luz me pareció que había vuelto a casa, se parecía tanto a ti….excepto en los ojos, que eran azules.

Me enseñó la iglesia y al pasar por uno de los corredores umbríos, nos arrodillamos ante una imagen…una Virgen Negra. Otro guiño, Dios Mío.

En el exterior se empeño en mostrarme la Galilea y se paró señalando un punto en la distancia. “¿Sabes lo que es eso?”…como no iba a saberlo, esos cerros malditos eran los cuernos de Hittin, allí se consumó el desastre, perdimos Tierra Santa y la mayoría de los Hermanos fueron masacrados, casi todos personalmente degollados por Saladino, al que ahora se empeñan en llamar misericordioso.

Lo que se gana por la espada por la espada se pierde, deberíamos haber sabido esto.

Le pregunté su nombre, aunque sabía lo que me iba a responder. “Me llamo Francisco”, levantó la mirada y sus ojos eran ahora profundamente verdes….como los tuyos. He heredado tu nombre y también el color de tus ojos. Los míos más sutiles solo los muestro verdes cuando me interesa.

  Fray Francisco me habló de que la vida no es más que una partida de ajedrez, con la Hermana no amada. Blanco y Negro, el símbolo del Beaucens. La dualidad humana, capaz de lo mejor y de lo más terrible. El símbolo del Temple universal y eterno.

La Hermana no amada a veces nos sorprende inesperadamente, puede ser una enfermedad del corazón o cualquier otra cosa” me dijo clavando sus verdes ojos en los míos…¿acaso necesitaba más pruebas?. Si Cristo se transfiguró ante sus discípulos en este mismo Monte, tú quisiste darme el mensaje a través de este ermitaño. No necesitaba más pruebas….pero claro, te empeñaste todavía en sorprenderme más.

“¿Te vas ya? ¿No puedes irte sin saludar a Aquilino?”. “No conozco a ningún Aquilino” respondí…pero le dió igual me cogió por el brazo y me acompaño al interior del eremitorio. “Buscad a Aquilino, hay alguien aquí que le conoce”- Mandó a uno de los monjes.

Diez Minutos después entró un monje gigantesco y rapado en la habitación. “Me han dicho que hay alguien aquí que me conoce de Titulcia”….

T itulcia es un pueblo a las afueras de Madrid, cerca de Ciempozuelos. Custodia unas extrañas cuevas templarias que están debajo del bar de Armando Rico. En esas cuevas tenían lugar ancestrales ritos…Mi padre solía llevarme allí y allí conocí hace muchísimos años a un chaval llamado Aquilino, sobrino del templario Armando, de larga melena y mirada vivaracha…Este Aquilino era aquel monje del Tabor, mi amigo Aquilino perdido y encontrado. Transformado veinte años después en monje Franciscano. Tan cambiado estaba que si no llega a decir lo de Titulcia, le hubiese saludado y me hubiese ido sin saber que era mi viejo amigo.

No necesito pruebas, aunque me las des constantemente. Se que lo perdido se haya, que el AMOR no cesa nunca, se que hay un Camino, distinto para cada uno de nosotros, pero con una única meta. Yo estoy en él, a veces tropiezo, a veces voy hacia atrás, pero cuando lo hago es solo para coger impulso y saltar más lejos. No me rindo ni me rendiré nunca. Guardo la memoria de todos y cada uno de los momentos que pasé contigo. Recuerdo lo que me enseñaste…e intuyo lo que no. Se que velas por mi desde el Atanor celestial, junto a todos los que fueron y serán. Los que hoy somos, tenemos la responsabilidad del combate y del testimonio AHORA, por esto escribo estas líneas. 

Como homenaje a ti y también como luz que enciendo en las tinieblas para el alma que al leer esto ha de trastocarse y montar en mi mismo caballo…

Francisco Muñoz

Francisco de Asís. El enamorado de la Hermana Pobreza

In Crónicas del Peregrino en Tierra Santa on 25 abril, 2009 at 22:32

"Asís Italia. Agosto del 2008

Hay una campo verde, magnífico e inmenso que rodea esta pétrea ciudad. El cielo es límpido y azul, y lo ilumina todo el poder del Hermano Sol. Las mieses están en plenitud y millones de espigas pugnan por alcanzarle, orgullosas y doradas en el cenit de su belleza, como intentando convencerle para que baje y las ame sobre esta alfombra de oro infinito. Cientos de árboles antiguos y bellos, proporcionan la sombra necesaria para que pueda refrescar esta sensación extraordinaria que disfruto desde la Iglesia de San Damián. Con esta visión embriagadora, San Francisco compuso  aquí mismo, el canto más hermoso que nadie haya podido escribir. Un canto de Amor a la Naturaleza y de Amor al Hombre. Y de eso va toda esta historia. Del AMOR que lo mueve todo  . De la extraordinaria Providencia que tocó el alma de un hombre pequeñito en cuerpo, pero extraordinario en Espíritu. Un Alma embargada de Amor hacia todo y por el Todo. Alguien que muriendo al Mundo y sus engaños, fue capaz de dar vida en abundancia. Fue capaz de prender candiles en las tinieblas más cerradas e iluminar las cavernas más terribles. Su ejemplo, revolucionó la sociedad del Medioevo y hoy en día, el calor de su espíritu, sigue enamorando a miles de almas, que deciden también dejarlo todo y dedicarse al que sufre, al hermano herido, al doliente y olvidado. Son ejemplo vivo de lo que un buen cristiano debería ser….alegría y paz para el mundo. Ejemplo vivo del Amor del Cristo que clavado en una cruz de Amor, redime al Mundo y le da una nueva oportunidad.

Esta es la historia de mi amigo Francisco, el enamorado de la Hermana Pobreza, el amigo del Hermano Lobo….

1202. El Caballero Francisco, marcha a la guerra, deseando cubrirse de gloria y honor. Pero quiso la Providencia derribarle de ese caballo y someterlo a prisión. El jovencito Francisco, es hecho preso por sus enemigos y sometido a toda clase de humillaciones. Regresa a Asís contrito y con la armadura destrozada…no solo la de acero, sino también la de su espíritu. Se da cuenta de que las fiestas y la vida galante dejan poco a poco de interesarle y empiezan a hacerse visibles a su alrededor, los sufrientes. La Hermana pobreza, encarnada en las manos de los miserables que no tienen donde caer muertos. La belleza de esta hermana no deseada, se le empieza a hacer cada vez más irresistible y decide abandonar la vida regalada junto a sus padres, para dedicarse a la oración y el recogimiento.

En San Damián, un Cristo clavado en una cruz de madera le habla: "Francisco, restaura mi iglesia". Le ordena. Y él piensa que se refiere a que reconstruya aquella Iglesia que estaba en ruinas, pero la Iglesia a la que se refería era otra….

La Pobreza en la que viven los leprosos de Asís, le conmueve. Se dedica a curarlos y regalarles amor. También se dedica a dilapidar lo que no es suyo. Regala los bienes de su padre, un rico comerciante, a los pobres y este decide, encerrarlo y ponerle bajo la custodia de su madre. Su padre pensaba que su hijo estaba loco y que quizá así recuperase el juicio. Pero no se puede pretender que una madre sea carcelera del retoño de su vientre. Doña Pica le deja muy pronto en libertad.

Después de eso Francisco renunciaría ante toda la ciudad a cualquier posesión de su padre. Entregándole incluso las ropas que vestía, se quedó desnudo en frente de todos, ante las puertas de la Catedral. El Obispo, conmocionado por el ejemplo que había dado, de completa renuncia a las ilusiones del mundo, le cubre con un saco…este sería el germen del primer hábito franciscano, una arpillera basta y sencilla, como sencilla era la persona que la llevaba. 

Poco a poco el espíritu del enamorado prende en la juventud de Asís, y una revolución se produce en la ciudad. Los jóvenes abandonan sus casas y posesiones, para ir a vivir con Francisco en el campo, cuidando de los leprosos y mendigando. Muy pronto se les une la joven Clara, que luego fundaría las Clarisas.

Con doce de sus amigos, Francisco viaja a Roma para ver al Papa y pedirle permiso para fundar la orden franciscana. El Papa había tenido un sueño, en el que la basílica de San Juan de Letrán, que por aquel entonces era la sede papal, se desmoronaba. Un hombre vestido con un saco, aparece de pronto, y apoya con su espalda las columnas, evitando que el edificio se caiga. Sobre él, descansa la Iglesia y no se hunde. El Papa reconoce en ese extraño hombre, a Francisco cuando se postra ante él. Inmediatamente accede a su petición y da el visto bueno a la Regla Franciscana.

Después de esto, miles de personas de todo el mundo empezaron a unirse a la recién creada Orden. Luego llegarían los estigmas. Francisco sufrió la visita de un extraño ser que le marca en su cuerpo con las señales de la pasión del Cristo. Estas heridas le acompañarían durante toda su vida.

Francisco viajaría con los cruzados a Egipto, donde consiguió del Sultán, el privilegio de que fuesen los franciscanos los guardianes de los Santos Lugares…casi 1000 años después, los franciscanos siguen custodiando en Tierra Santa, todos los santuarios que tienen que ver con la Vida del Cristo.

Le llegó la hora de reunirse con la Hermana No Amada…la Muerte, en Asís. Pidió que le pusieran desnudo sobre la Tierra, para poder irse, de la misma manera que llegó al mundo…sin nada.

Antes de morir, pidió que le enterraran en el sitio en el que en Asís ejecutaban a los criminales.

Francisco había acabado su existencia en la carne, había recibido el beso definitivo y último de su esposa Hermana Pobreza, que le esperaba bajo el gran arco de la aurora, pero su sangre y su sombra llegaban ya a los confines del mundo. Había abierto caminos de Amor para que otros enamorados pudieran recorrerlos. Había convertido las tinieblas en luces y los desiertos en manantiales, recogiendo los dolores del mundo y convirtiendo el sufrimiento en Esperanza. Cubrió la Tierra de piedad y transformó las tumbas en cunas. Su muerte fue una fiesta y su vida un parto. Vivió acunado por los vientos y con las montañas como almohada….este era mi Francisco.

Y aquí estoy… ese lugar terrible se convirtió por Amor en un lugar mágico y bello. Una construcción hermosísima se levanta ante mi, en uno de los extremos de esta ciudad antigua y luminosa que se llama Asís. En su interior, en lo más profundo de la cripta, enclaustrado en un pilar, sosteniendo la Iglesia, se encuentra la sepultura de Francisco. Hay cientos de personas en el piso intermedio de esta catedral, pero no se oye más ruido que el que hacen los pies al avanzar. Un profundo respeto embarga a todo el mundo. Francisco, es el Santo de Todos, por todos es querido y respetado.

Lentamente desciendo las escaleras que bajan hasta el omphalos sacro. La Cripta es un sitio frío y húmedo y los visitantes giran alrededor del pilar mudo que enseñorea las tinieblas. El está allí, sosteniendo la Iglesia, incrustado en esa columna maestra que soporta el peso de las dos iglesias que hay encima. Dos altares se alzan directamente sobre los restos de Francisco, como queriendo impregnarse de la santidad y amor que todavía emanan de sus despojos mortales.

De repente me siento muy pequeñito, y con dificultad controlo un extraño temblor que me invade desde el mismo momento en que he entrado en la basílica. No se que me pasa. Me arrodillo a los pies de la columna mistérica y me agarro a la verja que la proteja. El interior está lleno de fotos que la gente ha ido dejando allí, como ex votos por favores recibidos o simplemente como peticiones hechas al Santo para algún familiar enfermo o desaparecido. El túmulo pétreo tiene un efecto hipnótico sobre mi, siento la necesidad de apoyar mi frente sobre la fría piedra y nada más hacerlo siento que esa piedra húmeda, irradia un calor balsámico que inunda mi alma. ¡Por fin, estoy aquí! ¡Gracias, Dios Mío, por haberme permitido llegar! ¡Que pequeñito soy, ante este Hombre Inmenso! Todo lo has hecho por Amor y con Fe ciega en la providencia.

Empiezo a darme cuenta de que no voy a ser capaz de dominar mi emoción y me levanto para buscar un sitio más íntimo. En la penumbra, junto a una clarisa, encuentro un sitio en el que poder arrodillarme. Recuerdo a aquella chica que en el Santo Sepulcro de Jerusalén, se sentó en las tinieblas conmigo y sollozaba profundamente. En aquel momento, al oirla llorar pensé que una tristeza muy grande la dominaba, pero al observar que yo mismo, aquí y ahora, tengo los ojos arrasados en lágrimas, comprendo que se puede también llorar de alegría, se puede llorar por que se sienta un inmenso Amor y Agradecimiento. !Que sorprendente y contradictorio es el Ser Humano!

Embargado por la más inmensa de las alegrías. Trastocado por un mar de lágrimas que me sacude y posee, me hundo en una oración profunda que me eleva y me llena de una paz arrebatadora y ardiente. Me siento trascender y ser Uno con el Todo, dejando atrás todo lo fatuo e ilusorio que mis sentidos me ofrecen. No soy más yo mismo, sino que pertenezco a la Unión de todos los que como yo, en aquel mismo momento, en múltiples lugares, son tocados por el Amor Divino y por un instante eterno, vislumbran lo que hay detrás del Velo.

Hermano Francisco,
lléname de tu Amor, dame un poquito solamente
de ese ascua perpetua que te consumía sin devorarte.
Hazme comprender que la flor más sencilla del campo,
el viento, la luna, el sol…todo se ha creado por AMOR.
Que este Amor me sacie
hasta lo más profundo de mis entrañas,
y lo devuelva cuadruplicado.
Que sienta que por Amor se mueve el Mundo,
y que los Contrarios
son caras distintas de la misma moneda.
Que comprendiendo esto,
el rencor no anide nunca en mi corazón.
Derrota mi orgullo, mi soberbia y mi vanidad
y hazme un instrumento de tu Amor,
para que amando como tú hiciste,
pueda algún día
despertar a la Vida Eterna.

Desciendo de las alturas y vuelvo a sentirme preso de mi carne. Siento un agotamiento extremo como si hubiesen caído sobre mi, un millón de años, como si la Vida se me hiciera de repente muy pesada.

Al salir al Claustro se desata un temporal terrible y la lluvia cae con obstinación y fuerza inaudita. El repicar de las gotas produce una melodía subyugante. El Agua cae de lo más alto y se funde con la tierra. En un rito de fecundidad eterno y universal. Así me he sentido yo hace un momento, cuando mi Alma ha volado libre y de pronto se ha vuelto a ver presa en la Tierra.

El Cielo está llorando, pero no son lágrimas de tristeza. El Cielo llora porque hubo una vez un Francisco enamorado del Amor, que quiso convertir los páramos en vergeles y las tumbas en cunas. Porque este Mundo necesita otro Francisco para poder seguir girando. Porque el Hermano Sol, la Hermana Luna, el lobo y los pájaros, le echan de menos. Porque necesitamos sentir la ilusión de ser Amados y de Amar a cualquier precio.

El cielo está llorando….pero llora por AMOR.

Francisco Muñoz