Francisco

Archive for the ‘Mis poémas’ Category

Morir por Amor

In Mis poémas on 8 agosto, 2009 at 19:24

Morir me ofreces
a los engaños del mundo,
a mis limitaciones.
Morir a las soberbias,
a las cadenas que en el camino
mi andar me ha puesto.
Sentir Tu amor
incendiándome, impulsándome
y entregarme sin duelo.
Morir a lo complicado para comprender
Que Tú habitas en lo sencillo y alegre.
Despojarme del hombre gris
que me impide descubrirte.
Pues el triste no Te conoce
y el soberbio no Te encuentra
en las manos angustiadas
del hermano que pide.

Morir a todo quiero Señor
para resucitar Contigo.
Para ser grande siendo pequeño.
Para ser Alegria en la tristeza.
Para abandonar la nada y llenarme de Todo
Ay Señor que desde Tu Cruz me llamas,
para tenderme la mano,
para esconderme en Tus llagas.
Para decirme que aunque yo sea nada
mas que miseria y vacío,
en este desierto de desamor,
Tú Amor, me llamas.

Francisco Muñoz

Foto propiedad de Marisa Galán

Viento y Carne

In Mis poémas on 6 julio, 2009 at 23:28

Eres viento que en mi alma pasa
que entre mis dedos queda y late
preso de nada, ausente de todo.
Nieve blanca que tu presencia dulce
mis temores como agua funde.

Eres el sentido que a mi reloj de carne
nutre y repara
Silencio que en el vendaval
domina todo y lo calma.
Con mano firme, con guante de seda
te paras y al pararte todo queda
suspendido en el aire, esperando un latido
Trocando en cálidos inviernos
el más cruel de los avernos.

Podrías ser más si tu quisieras
podrías ser luz y esperanza.
Radiante sol que el mundo iluminara
más solo quieres ser musa
que al abrigo de unas letras
mi alma acompasara.

Francisco Muñoz

Todo te entrego

In Mis poémas on 3 julio, 2009 at 0:49

Sería absurdo negar que mi anhelo es tuyo.
Mi alma y esencia, mi ser todo te entrego
y aunque tu fuego me quema, jamás lo rehúyo
pues el amor me venda y querer me deja ciego.

Es tu risa fruto suave que de garganta brota
son tus ojos grandes, dulces carceleros
en la prisión de amor que es mi alma rota,
al capricho cruel de unos labios arteros.

Y me hablas de dolor, penas y melancolía,
siendo tú el bálsamo que cura mi herida.
Más no se como alcanzarte, no lo se vida mía.

Y vuelves a abandonarme en la noche más fría,
de vuelta a tus sueños, lejana y altiva.
Y solo puedo alcanzarte…al hacerte poesía.

Francisco Muñoz

A mi Padre, ese AMIGO que me dio la Vida

In Mis poémas on 1 junio, 2009 at 1:15

 

En un rincón
entre los surcos de tus manos.
En el pliegue más profundo de tu alma.
Deseando dejar de ser sueño
y convertirme en realidad.

Esperando mi oportunidad
para existir.
Allí, en medio de todos tus proyectos,
habitaba yo.
En la nada más absoluta,
en la que no se siente
ni la luz del sol,
ni el soplo del viento.
Esa era mi morada.

Decidiste un día,
dejar de ser tú mismo
para darme mi momento.

Decidiste hacer tuyos mis sueños
y relegar los tuyos.

Decidiste entregarte
por completo.
Regalarme la existencia
y acunarme entre tus brazos.
Me diste la carne
y el corazón que necesitaba
para moverla.

Y empecé
a descontar de tu suma
para empezar mi propia cuenta.
Mis días se llenaban
mientras los tuyos se apagaban

Tú mi fortaleza,
Mi baluarte ante el Enemigo
Tu ejemplo y Palabra
lo que hoy me alienta.

Querido Papá, mi Primer Amigo.
Te echo mucho de menos.,
Se que la Muerte no Triunfa.
Que el Amor no se derrama
sin sentido

Se que toda espera
tiene recompensa.
Pero hoy Amigo
Lo temporal se me hace eterno.

Hasta que llegue ese momento
cuando el velo se descorre
y los amados vuelven a reunirse
Hasta Siempre Papá.

F. Muñoz

Ojalá

In Mis poémas on 17 mayo, 2009 at 22:10

Ojalá pudiera borrarte de mis labios.
Desmenuzarte de mis dedos.
Apagarte de mis ojos.
Arrancarte de mis sueños
desterrarte de mi piel.

Ojalá no dolieran los recuerdos.
Los momentos no existieran.
El sol no me hablase de ti.
Ojalá no hubiera música,
ni la lluvia se empeñara
en mojarte dentro de mi.

Ojalá tu nombre no sonara,
ni las olas te trajeran
emboscada en el viento.
Ojalá tu sonrisa en mi corazón callara.

¿Cómo olvidar tu luz
candil de amor en mis tinieblas?

Ojalá un milagro te dibujara en mis labios.
Te creara dulce en mis dedos.
Te encendiera en mis ojos.
Te trajera de vuelta a mis sueños
y vistiera mi piel con tu piel.

Ojalá existieran recuerdos
que momentos crearan.
Que hicieran que el sol jamás callara,
que la música en tus labios
de nuevo me hablara.
Ojalá amor, no dejases jamás
de llover muy dentro de ti.

Quiero decirte…

In Mis poémas on 22 marzo, 2009 at 19:45

Hoy que la lluvia y la distancia
destiñen tu imagen en mi recuerdo.
Ahora que el tiempo se me hace lento.
Hoy que nada tiene la importancia
que en el pasado distante tuvo.

Ahora que tú y yo somos ya nada,
más que extraños y sombras.
Danzantes imágenes que en la luz
de este atardecer, fugaces pasan
por la noche del olvido.
Quiero decirte que por ti fui viento,
que quedé en tus tristezas preso,
haciendo barrotes de tus pestañas.
Prisiones de amor, cárceles del alma.
Profundos estanques en los que mi anhelo
convertía tu mirada en alimento.

Fui por ti soledad ardiente,
buscando en  tus labios mi destino.
Fui silencio para escuchar,
en las noches tus latidos.
Esperando oírte, soñando tenerte.
Alta y lejana, escapando de mi siempre.
Me hice pena contigo.
Viví tus alegrías como mías.
Luche por ti y luché contigo.
Pocas también contra ti, sin quererlo
y esto es, lo que más lamento.
Sentí frio y desaliento.
Otras veces ardía y tus besos,
me daban aliento y consumían.

Hoy que te sorprende que sea capaz
de escribirte estos versos,
con la misma mano que jamás admiraste,
con este corazón que nunca añoraste.
Quiero decirte que no cambio ninguno
de esos momentos en soledad contigo.
Pues tu frio me calentaba 
y tu ausencia me acompañaba.
Todas tus espinas en mis manos,
con amor y esperanza
en rosas trocaron.

Te quise las más de las veces,
a veces tu también me querías.
Para mi fue suficiente, no esperaba ya más.
No pedí nunca, pues todo lo tenía.
Hoy que la lluvia y el viento te trajeron de nuevo
quise decirte todas estas cosas,
que jamás te dije… y que ahora te escribo.

Francisco Muñoz

Escrito en Valinhos, Portugal Marzo 2009


Todo y Nada

In Mis poémas on 17 marzo, 2009 at 22:58

Mil veces y cien más escurriendose,
cayendo como gotas de rocío
que con el sol del mediodía vuelan
Ahora estan y en un momento, son olvido.

Abrazos y rosas, esperanzas y sueños.
Ojos cautivos que por un instante,
comparten dudas y desafian al destino.
Todo es nada. En nada quedan los grilletes
de la carne y tiempo hermanos.
La nada es todo, señora de la prisa vana.
Futil atardecer pintado de acuarela
y musgo seco que reverdecer quisiera
all llegar el blanco invierno.

No son tus labios ya nada, ni tus ojos.
Hermosas prisiones de anhelos ya olvidados.
Nada es todo. El todo al fin queda en nada.
Palabras escritas en la arena, que el agua
llevará adentro, mar profundo, desapareciendo.

Flotas en el aire, te enredas en mis suspiros.
Pienso que existo y el momento ya es ido.
No te tengo, ni te poseo
pues eres todo y en nada quedas.
Ay si pudiera crear prisiones
de amor repletas sin ausencias yermas,
habitarías ahí en lo más hondo,
haciendo de la nada todo el recuerdo.
Gastado paisaje al que ya no mereciera,
ni por un millón de besos asomarse.

Pero la nada quiere ser todo.
No espera más que un despiste
para acampar en el animo ausente.
Y levantar estandartes, hacer estruendo y ruido.
Voltear las conciencias dormidas para demostrar
que despues de Todo, nada ha de quedar

Francisco Muñoz

(Escrito en Estambul Marzo 2009)

Inspiración

In Mis poémas on 7 marzo, 2009 at 23:48

A veces me pregunto
Inspiración  ¿de dónde sales?
Sales quizá de este corazón
roto y viejo, achacoso y zurcido.
De mil batallas dolido, por mil
trampas acuciado.

Sales quizá de estas manos
artificio de amores,
cautivas de nada.
Llenas de polvo, ahítas de pena,
por la edad y cansancio torcidas

O quizá sales de mi alma
para recordarme lo que fui,
para preguntar lo que pude haber sido.
Para entregar lo que tengo,
para dar lo que es ido.

Inspiración amiga, ¿de dónde vienes?
pues te tengo y no eres mía
te siento cerca y a la vez,
estas lejana y altiva.
Habitas mis sueños,
me llenas de música,
me llenas de amor y recuerdos
y las más de las veces,
melancolía.

Francisco Muñoz

Mensaje en una estrella

In Mis poémas on 4 marzo, 2009 at 0:52

Pensé en ti en ese momento,
en el que los cometas errantes
cruzaban el mar de mi melancolía.
Pensé en los mil momentos pasados,
añorando enfundarme en tus labios,
esperando reflejarme en tus ojos.
Deseaba compartir aquel instante
Agarrarte de la mano,
sentir que no era más yo,
sino que era más contigo.
Y el viento hermano se alió con mi deseo.
La luna bella recogió del mar oscuro
de la profundidad azul eterna,
aquellos trozos de mi sueño.

“Que piense en mi, hermana luna.
Llévale este beso, que dejo en el aire
y mece en la oscuridad su tibio pelo.
No le digas que la sufro, que su ausencia me mata,
no le digas nada de esto.
Dile solo que esta noche estabas alta y orgullosa,
que tu luz me recordó a su risa.
Y los luceros hermanos dijeron que me pensaba.
Llévale este mensaje viento, hasta los pies de su alma
y devuélvemelo presto con el aroma de la mañana.
No me digas que fue un sueño, cielo.
No me digas nada de eso.
Dile solo que la quiero. Que en la esquina de esta noche,
en la luz de la alborada,
en el borde de sus manos, allí donde todo empieza,
aún con mi corazón abierto, la espero”.

Francisco Muñoz

Si me falta el Amor

In Mis poémas on 17 febrero, 2009 at 21:11

Podrán mis manos colmarse de arena
arrancar al lejano cielo cometas y nubes
bajar estrellas, llenar sus dedos de flores.
Columpiar universos y calmar la pena.

Podrán mis ojos extasiarse en la risa.
Sonreír y regalar al mundo pedazos de piel.
Ver luz y sombra, amargura y miel.
Maravillarse del frescor de la suave brisa.

Más si me falta el Amor, no me sirve de nada.
Vano acto de soberbia, lujuria y ceguera
tambor roto que retumba su canción gastada

Pues sería inútil, cual cometa que al viento espera.
Que se mece sin llegar jamás a ningún puerto.
Que espera sin esperanza y que al final…desespera.

Francisco Muñoz